Un palestino –que asegura sentirse estafado– vendió por 700 shékels (unos US$174) una obra que el cotizado artista callejero británico Banksy pintó en un edificio en ruinas en la Franja de Gaza, informó la cadena BBC.

Rabie Darduna, un comerciante local, explicó a la BBC cómo "un joven extranjero" apareció un día y pintó un mural en la puerta de su casa, el único elemento que quedaba en pie de un antiguo edificio de dos plantas destruido en el último conflicto con Israel, en agosto de 2014.

Los graffitis de Banksy, cuya identidad aún siendo un misterio, llegaron a alcanzar precios de cientos de miles de euros en las casas de subastas más prestigiosas del mundo.

Cuando la obra ejecutada en Gaza, que representa al personaje de la mitología griega Níobe, apareció en algunos medios de comunicación, un grupo de hombres se presentó ante Darduna y le hizo una oferta para llevarse al puerta.

"Un hombre me dijo: 'Somos parte del grupo que la hizo'. Me hicieron firmar un papel y dije que aceptaba los 700 shékels. Me presionaron y acepté, porque necesito el dinero", relató Darduna, padre de seis hijos.

El hombre explicó que desde que su casa fue destruida junto con otras 18,000 de la Franja de Gaza vive con 19 miembros de su familia en dos habitaciones alquiladas.

La BBC contactó con el comprador del Banksy, que sostuvo que l*a transacción fue legal.*

"Me siento deprimido y muy enfadado. La puerta nos pertenece. Nos han engañado, es un fraude, lo que pedimos es que nos la devuelvan", afirmó Darduna.

TAGS RELACIONADOS