Decenas de personas protestan frente a la sede de la OEA, en Washington, por su silencio ante la situación en Venezuela. (EFE)
Decenas de personas protestan frente a la sede de la OEA, en Washington, por su silencio ante la situación en Venezuela. (EFE)

La decidió suspender y continuar este viernes una reunión extraordinaria sobre la violencia en . Tras ocho horas de reunión, la mayoría de votos que el país llanero consiguió aglutinar en los últimos años impidió que los Estados miembros adoptaran alguna de las medidas a discutir: la convocatoria de una reunión de consulta de los cancilleres, el envío de una misión de observación o la redacción de una resolución ante la crisis.

"No hubo acuerdo en el Consejo Permanente (…) todavía no sabemos cuáles van a ser los resultados", dijo a periodistas el embajador de Panamá, Arturo Ulises Vallarino, al cierre de la sesión.

La falta de consenso confirma la fractura en el seno de la OEA y marca otra oportunidad perdida para recuperar su mermada autoridad en el hemisferio. Además, la participación importante de los países caribeños aliados de Venezuela que representan casi la mitad de los 34 votos del Consejo impidió que se lleguen a acuerdos.

El jueves, el apoyo del bloque del ALBA y del Caricom determinó que ni siquiera se llegaran a contemplar ni la posibilidad de una convocatoria de los ministros de Asuntos Exteriores de la OEA para debatir la respuesta conjunta de la organización ante la crisis venezolana.

PROPUESTA PERUANALas delegaciones no lograron acuerdos sobre una propuesta boliviana, respaldada por Venezuela, y tampoco sobre la iniciativa de Perú y otra de Panamá para llamar una cumbre de cancilleres para evaluar la crisis.

"Los dos objetivos intervencionistas no se dieron. Es un fracaso de la iniciativa", celebró el embajador venezolano Roy Chaderton.

Entonces, Bolivia, con respaldo de Venezuela y sus aliados del ALBA, presentó un proyecto de resolución centrado en el llamado al diálogo, una condena a la violencia y el respeto a los derechos humanos, entre otros puntos.

A ese borrador, Perú propuso agregar un mecanismo para monitorear la situación en Venezuela e informar al Consejo.

Este dispositivo estaría en manos del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien* podría proponerle mecanismos para ayudar a resolver la crisis*.

La iniciativa peruana, respaldada por Panamá, Chile, México, Canadá y Estados Unidos, fue rechazada de plano por el grupo del ALBA, y luego el proyecto boliviano ni siquiera llegó a una votación, explicó el representante panameño.

El secretario general de la OEA ya había advertido de las diferencias al seno de la organización. "El Consejo está enfocado en hacer una declaración (…) fundamentalmente llamando la diálogo, lo que pasa es que van a haber evaluaciones distintas respecto al contenido del diálogo que está ocurriendo ahora (en Venezuela)", señaló Insulza al margen de la sesión.

DATOS

- Venezuela vive desde hace un mes sacudida por protestas de universitarios y la oposición contra la criminalidad y el alto costo de vida, que han dejado 20 fallecidos, casi 300 heridos y decenas de denuncias de violación de derechos humanos.

- A pesar de que la situación venezolana ha generado posiciones divididas entre los países de la región, el debate en la OEA se dio "bastante tranquilo", afirmó el secretario general.

TAGS RELACIONADOS