Centenares de pacifistas intentaron entrar a la sede de la en en protesta por las operaciones de esta organización en el exterior y el mantenimiento de armas nucleares tácticas en Europa, pero fueron bloqueados por numerosos policías, que procedieron a la detención de 483 personas.

"Ninguno de los manifestantes pudo entrar a la sede de la . Hemos detenido a 483 personas, las cuales serán liberadas esta misma noche", declaró Christian De Coninck, de la Policía de Bruselas.

Los activistas, procedentes de toda Bélgica, pero también de Suecia, Finlandia, Alemania, Francia, España, Reino Unido o Turquía, en su mayoría jóvenes, llegaron en grupos a comienzos de la tarde a los campos que rodean la parte trasera del local, en el noreste de la capital belga.

Las fuerzas de seguridad, que habían desplegado 500 a 600 hombres, les esperaban en fila, a lo largo de la reja que protege la sede de la OTAN y el cuartel general del ejército belga.

Los manifestantes lograron franquear el cordón policial para intentar escalar las rejas que rodean la sede militar. Pero el avance de los policías a caballo y la intervención de sus colegas a pie frenaron el asalto en pocos minutos.

Rápidamente, los efectivos hicieron sentar a los jóvenes activistas detenidos, unos detrás de otros, en varias filas y les ataron las manos a la espalda.

Las oleadas siguientes de manifestantes no pudieron acercarse a más de 200 metros de los cuarteles militares. Muchos fueron arrestados tras ser perseguidos en los campos, bajo la supervisión de un helicóptero de la policía que sobrevolaba el lugar.

En espera de ser conducidos a los furgones, los manifestantes, algunos de los cuales habían llevado tambores, cantaban "No more NATO" (No más OTAN), "We want peace now" (Queremos la paz ahora).

Los activistas, que comentaron la protesta en directo a través de la red social Twitter y la grabaron con móviles y cámaras de vídeo para transmitirla a través de Internet, fracasaron en su primer intento de entrar en la OTAN.

Esta manifestación, que se desarrolla por tercera vez, fue organizada por la asociación belga Acción por la paz, para denunciar, dos meses antes de la cumbre de la OTAN en Chicago, una alianza que constituye, según ella, "un peligro para la paz mundial".

Según la Agencia Belga, que cita fuentes de la policía, los detenidos fueron llevados a la comisaría de , pero serán puestos en libertad en unas horas.