La bandera de la oposición en el asiento oficial de Siria en la cumbre. (Reuters)
La bandera de la oposición en el asiento oficial de Siria en la cumbre. (Reuters)

Durante la cumbre árabe que reúne anualmente a las autoridades de los países de la región, representantes de la oposición siria tomaron el puesto vacante de su país.

Siria fue expulsada de la Liga Árabe en 2011 por la represión violenta impuesta por el gobierno a las protestas sociales. Ahora, en lugar una delegación oficial, los rebeldes discutirán hoy y mañana con sus vecinos sobre, precisamente, el conflicto sirio.

"Pido permiso para que Ahmed Muaz al Jatib y Gasan Hito ocupen el lugar de en la cumbre", solicitó el presidente de la reunión, Hamad bin Jalifa al Zani.

El gesto para ofrecer oficialmente el escaño de Siria al mayor grupo opositor fue recibido con aplausos por los jefes de los Estados árabes, reunidos en Doha, capital de .

"Fue una reunión histórica. Uno podía sentir la grandiosidad de la reunión. Es un primer paso hacia conseguir la legitimidad legal plena", dijo un portavoz de la oposición.

Durante su intervención, Moaz Alkhatib señaló que ya pidió al secretario de Estado de Estados Unidos, , ayuda para defender las regiones del norte de Siria –controladas por los rebeldes– con misiles Patriot.

Respondiendo a los comentarios de Alkhatib, un funcionario de la OTAN descartó rápidamente la idea y dijo que esta "no tiene intención de intervenir militarmente en Siria".

La participación oficial de la Coalición Nacional Siria en la cumbre constituye un duro golpe para y agudiza el aislamiento diplomático del presidente sirio.