Era la madrugada del 24 de agosto cuando Debra Stevens fue arrastrada por una feroz inundación que la dejó atrapada al interior de su automóvil, en la localidad de Arkansas, en .

Stevens culminaba su turno en el trabajo cuando la tragedia la alcanzó. Sin embargo, en medio de la tensión y con el agua llegándole a la altura del pecho decidió buscar ayuda y marcó el número de emergencias 911. Al otro lado de la línea se encontraba la operadora Donna Reneau, quien debía asistirla durante el proceso de rescate.

“Tengo una emergencia, una emergencia severa (...) No puedo salir y estoy muerta de miedo. Señora, ¿puede ayudarme por favor?", gritó Stevens.

Reneau, en tanto, intentaba dar con la ubicación de la mujer en apuros, pero sus respuestas no alcanzaban a calmar a la mujer y denotaban una falta de control sobre la situación, además de cero empatía.

“SE ESTÁ VOLVIENDO LOCA”

“No sé por qué se altera así. Se está volviendo loca y no está consiguiendo más que perder su oxígeno, así que cálmese”, respondió la operadora.

La víctima permaneció al teléfono durante 22 minutos, pero su rescate nunca ocurrió pues en este tiempo Donna Reneau solo se dedicó a cuestionar su actitud, e incluso actuar “indiferente” ante los gritos desesperados de la mujer que finalmente murió ahogada.

“Eso te enseñará a no conducir por el agua la próxima vez. No veo cómo no lo viste, tenías que pasar por encima, así que… El agua no aparece de pronto”, incluso llegó a reprochar la operadora.

Pese a que la llamada culminó a las 5:00 de la mañana, los bomberos recién encontraron el cuerpo de la mujer 58 minutos después. Es por esta razón que -en los últimos días- se reveló el audio de esta llamada que aunque sonaba indiferente e insensible, la Policía ha asegurado que no incumplió con la normativa departamental.

Pudo “no haber comprendido o entendido la gravedad de la situación no hizo nada criminalmente incorrecto”, dijo el jefe interino del Departamento de Policía de Fort Smith, Danny Baker.

Sin embargo, luego de conocerse este caso, las autoridades decidieron abrir una investigación interna para analizar si se incumplió alguna política durante la llamada.


TAGS RELACIONADOS