El cambio de aspecto físico es una de las principales herramientas de los narcotraficantes para evadir la justicia y no estuvo exento de ello.

Luego de su primera detención en Guatemala, en 1993, Guzmán Loera ha evidenciado visibles cambios en su fisionomía que le han servido para poder mantenerse fuera de la vista de las autoridades que se encontraban tras sus pasos en más de una oportunidad.

Este año, el ex jefe del cartel de Sinaloa lucía el rostro con facciones más finas y un abundante bigote. En ese momento, Guzmán negaba los cargos de narcotáfico que ya se le imputaban.

Años después, en 2001, tras su escape del penal de Puente Grande en Jalisco, la Policía distribuyó diversos boletines con su rostro para facilitar su localización y captura, pero el aspecto de el sinaloense ya no era el mismo. 

Por trece años, este criminal permaneció oculto y fue de 2014, con su segundo arresto, que su rostro se hizo público una vez más. En este lucía rejuvenecido por una levantamiento de cejas y menos lineas de expresión pero manteniendo el mismo bigote. 

La pena de muerte fue descartada para Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán desde antes de su juicio como parte del acuerdo para extraditarlo de México a EE.UU. (Foto: AFP)
La pena de muerte fue descartada para Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán desde antes de su juicio como parte del acuerdo para extraditarlo de México a EE.UU. (Foto: AFP)

Especialistas aseguraron que el 'Chapo' había sido sometido a intervenciones quirúrgicas para cambiar algunas características faciales. Incluso, debido a la diferencia que existió en su imagen, tuvo que pasar por una prueba de ADN para confirmar que se trataba de él.

En 2015 nuevamente protagonizó una increíble fuga a través de un túnel de 1.5 kilómetros construido entre su celda y una casa a medio construir en las afueras de la cárcel del Altiplano, en el Estado de México.

Un año después de esta huída y tras su recaptura, el capo del narcotráfico, hizo su última aparición en 2016. En esta última captura mantuvo las características de su última detención, pero horas después de la operación policial que dio con su paradero se le cortó el cabello y afeitó.

OTROS CASOS

Al igual que el 'Chapo' otros narcotraficantes también han aplicado esta estrategia para huir de la justicia. Juan Carlos Ramírez , alias 'El Chupeta', líder del cártel de Cali, era un mago del disfraz y su rostro pasó por, al menos, seis increíbles transformaciones, pero su voz y huellas dactilares terminaron por delatarlo.

Otro que también era un asiduo cliente de inescrupulosos cirujanos plásticos era Amado Carrillo Fuentes, conocido como 'El Señor de los Cielos', que incluso murió en medio de una cirugía de transformación.

TAGS RELACIONADOS