Informe sobre ataques químicos en Siria estará listo en octubre. (AFP)
Informe sobre ataques químicos en Siria estará listo en octubre. (AFP)

Los inspectores de armas químicas de la que se encuentran en Siria están investigando siete casos de supuesto uso de armas biológicas, incluidos tres incidentes que se produjeron en Damasco después del ataque del 21 de agosto, que casi generó una respuesta militar de parte de .

En un comunicado desde Damasco, Naciones Unidas dijo hoy que el equipo que investiga los ataques había regresado a Siria dos días atrás y que esperaba finalizar su trabajo el lunes y emitir un informe exhaustivo a fines de octubre.

Estados Unidos y sus aliados occidentales señalan que el reporte inicial de la ONU que puso de manifiesto el uso de gas sarín el 21 de agosto demostró que las fuerzas del Gobierno sirio eran responsables de ese episodio.

Siria ha negado la acusación y culpa a los rebeldes de liberar el gas letal. Naciones Unidas, por su parte, no ha asignado responsabilidades.

La ONU dijo que los tres incidentes más recientes que se están investigando tuvieron lugar en Bahhariyeh y Jobar, ambos al este de Damasco, el 22 y 24 de agosto, y en Ashrafiat Sahnaya, hacia el sudoeste de la capital, el 25 de agosto. No brindó más detalles sobre estos ataques.

OTRAS INVESTIGACIONESEl informe que dará a conocer el mes próximo la ONU brindará más detalles sobre el ataque del 21 de agosto. Otros incidentes que se están investigando incluyen uno en marzo en la localidad norteña de Khan al-Assal, donde las autoridades aseguran que los rebeldes causaron la muerte de 25 personas, incluidos 16 soldados.

Los insurgentes señalan que las fuerzas del Gobierno estuvieron detrás del incidente en Khan al-Assal.

Los otros dos casos previos al 21 de agosto datan de abril, uno en el distrito de Sheikh Maqsoud en Aleppo y otro en la localidad de Saraqeb, en la provincia de Idlib ubicada al norte del país.