Restos de un conjunto habitacional (Reuters)
Restos de un conjunto habitacional (Reuters)

Las fuerzas del Gobierno sirio y la milicia aliada de han cometido crímenes de guerra y delitos contra la humanidad, incluidos asesinatos y torturas, enlo que parece ser una política de Estado, dijeron el miércoles investigadores de Naciones Unidas especializados en derechos humanos.

Los rebeldes que combaten en Siria contra las tropas del presidente también cometieron crímenes de guerra, pero las violaciones "no alcanzaron la gravedad, frecuencia y escala" de aquellas llevadas a cabo por el Ejército y las fuerzas de seguridad oficiales, agregaron.

"La comisión halló sustento razonable para creer que las fuerzas de Gobierno y Shabbiha habían cometido los delitos contra la humanidad de asesinato y tortura, crímenes de guerra y violaciones groseras de la ley internacional de derechos humanos y la ley humanitaria internacional", indicó el informe de 102 páginas.

Entre esos delitos se encuentran "asesinato, tortura, arresto y detención arbitrarios, violencia sexual, ataque indiscriminado, saqueo y destrucción de la propiedad", expresa el reporte de los investigadores independientes liderados por Paulo Pinheiro.

Tantos las fuerzas gubernamentales como los insurgentes armados han violado los derechos de los niños en los 17 meses que lleva el conflicto, añadió el informe.

Karen AbuZayd, una experta estadounidense que trabajó como investigadora junto con Pinheiro, dijo a la agencia Reuters: "Hemos identificado a ambas partes como culpables de crímenes de guerra y por supuesto una cantidad mayor y más variada del lado del Gobierno".

"Lo que sucedió del lado del Gobierno parece ser una política de Estado. No sólo es (una política) expandida sino que se trata de operaciones complejas a gran escala, cómo las realizan y la forma en que los militares y (el personal) de seguridad trabajan juntos", añadió la experta.

Completando una pesquisa sobre una masacre de fines de mayo en , en el norte de , los investigadores manifestaron el miércoles que las fuerzas del Gobierno y los combatientes de Shabbiha eran responsables del asesinato de más de 100 civiles, casi la mitad de ellos niños.

Los expertos dijeron que actualizarían su lista confidencial de sospechosos o unidades responsables de violaciones y la enviarían el mes próximo a la jefa de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay.