Perú también se vería afectado por la menor demanda de materias primas, según la ONU. (Reuters)
Perú también se vería afectado por la menor demanda de materias primas, según la ONU. (Reuters)

La crisis de deuda europea podría empujar a la economía mundial a una recesión, según concluye el informe de la "Situación y Perspectivas de la economía mundial 2012" presentado hoy en Ginebra (Suiza).

"La economía mundial se está tambaleando al borde de otra gran recesión", señala el informe. "El rápido enfriamiento económico global fue tanto causa como consecuencia de la en Europa", afirma el documento.

Ya en 2011 el crecimiento económico se desaceleró hasta un 2,8% y para 2012 se espera un dato aún menor del 2,6%, pero ello en el caso de que se logre controlar políticamente la crisis de deuda en , señalan los expertos en economía de la ONU.

Sin embargo, podría el avance podría ser de solo el 0,5% si no se logra solucionar políticamente el problema del en Europa y y si se extiende la deuda pública y la incertidumbre en el sector financiero. A esa tasa caería el ingreso medio global per capita.

Ese escenario negativo sería una realidad si empeora alguna de las cuatro debilidades de las economías occidentales: el problema de la deuda soberana, la debilidad del sector bancario, la baja demanda y el estancamiento entre los actores políticos. Si se agudiza la crisis de deuda en la UE y EEUU, ello afectaría al resto del mundo.

Los países en desarrollo y emergentes seguirán impulsando la economía mundial, al alcanzar tasas promedio de 5,4% en 2012 y 5,8% en 2013, datos, sin embargo, muy por debajo del ritmo de 7,1% del 2010. Desde el segundo trimestre de 2011, se registra una desaceleración de la mayoría de estas naciones.

"Los países en desarrollo que salieron con fuerza de la recesión global de 2009, se verán afectados en los sectores comercial y financiero", señala el documento. En el Asia verán caer sus exportaciones, mientras las economías emergentes y países de África, Latinoamérica y Asia occidental sufrirán por la caída del precio de las materias primas.

La ONU considera "bastante posible" que la crisis de deuda se extienda y afecte a las grandes economías europeas y resulte en un bloqueo del crédito mundial y un crash de los mercados financieros similar al de 2008.