Manifestante colombiano que respalda legalización de marihuana. (Reuters/Referencial)
Manifestante colombiano que respalda legalización de marihuana. (Reuters/Referencial)

Un grupo encabezado por cuatro expresidentes latinoamericanos respaldó hoy un informe de la Organización de Estados Americanos () que plantea la posibilidad de despenalizar el consumo de algunas drogas, especialmente de la .

"Los líderes de toda Latinoamérica deben tomar este estudio en serio y analizar cómo sus propias políticas pueden ser mejoradas", señala en un artículo conjunto publicado hoy en el diario mexicano .

El artículo está firmado por los exmandatarios (México), (Colombia), (Brasil) y (Chile), el exsecretario de Estado de EE.UU. George Shultz (1982-1989), el expresidente de la Reserva Federal estadounidense, Paul Volcker, y la extitular del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, la canadiense Louise Arbour.

La semana pasada la OEA entregó al presidente de Colombia, , un informe donde recomienda abrir el debate para una posible despenalización de drogas como la marihuana y eliminar las penas de cárcel a los adictos.

El estudio no plantea abiertamente la legalización de las drogas en general, pero sí que los Gobiernos sean más flexibles a la hora de evaluar varias opciones para hacer frente a las adicciones.

Los firmantes señalan en su artículo que el estudio de la OEA "define caminos complementarios en lugar de mutuamente excluyentes" hacia una reforma en la política de drogas actual.

"Está basado en la expectativa realista de que la demanda sobre sustancias psicoactivas continuará creciendo en la próxima década y que apenas una pequeña porción de usuarios se volverán dependientes", apuntan.

Con este estudio, "la OEA y los países de Latinoamérica están contribuyendo positivamente a romper el tabú que ha silenciado por tanto tiempo el debate acerca de una política de drogas más humana y eficaz", dicen los líderes.

Recuerdan que "tras más de cuatro décadas de continuos fracasos en la guerra contra las drogas, llamados a reformular la estrategia están ganando cada vez más alcance".

Si los líderes modifican la legislación actual, que penaliza el consumo de drogas, "estarán rompiendo un círculo vicioso de violencia, corrupción y prisiones abarrotadas y colocarán la salud y la seguridad de sus pueblos en primer plano", aseguran.

Entre las sugerencias del informe de la OEA están la de transformar leyes nacionales e introducir cambios en las internacionales en torno al consumo de sustancias como la marihuana, en cuya despenalización y legalización trabajan ya algunos países.