El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, consideró que "no es habitual" la reunión que sostuvo el canciller de Venezuela, , con jefes militares de Paraguay a pocas horas antes de que el Senado destituyera al el 22 de junio.

"No es habitual. No conozco casos en que un representante de un país extranjero entreviste o converse con los jefes militares de otro país", subrayó Insulza en conferencia de prensa, al finalizar una misión de dos días a Paraguay para evaluar la situación de la nación tras la destitución de Lugo.

Las nuevas autoridades paraguayas denunciaron que, en una reunión en el Palacio de Gobierno, Maduro habría instigado a los comandantes del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina, además del jefe de la Policía, a defender al presidente Lugo e ignorar su destitución.

Las autoridades paraguayas, que encargaron una investigación a la Fiscalía, exhibieron este martes un video en el que se observa a Maduro mezclado entre los tres comandantes y el jefe de Policía en los salones del Palacio de Gobierno el día del juicio a Lugo.

En una comparecencia ante el Congreso, el comandante de la Fuerza Aérea, general Christ Jacobs, confirmó que Maduro arengó a los jefes castrenses a defender a Lugo, relató en rueda de prensa el presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, José López Cháves.

"Yo no me voy a meter. Es algo raro. Espero que ese tema lo evalúe el gobierno del Paraguay y el gobierno de Venezuela. Ojalá lo hagan juntos", puntualizó Insulza.

El titular de la OEA declinó asimismo pronunciarse sobre la misión realizada por los cancilleres de la Unión Suramericanana de Naciones (Unasur), que llegó a Asunción el día previo al juicio político que destituyó a Lugo para solidarizarse con él.

"Es otra organización. Si hubiera sido la OEA la que enviaba los cancilleres, le aseguro que me pronunciaría sobre eso, pero no en este caso", aseveró.