"Somos los que gritamos 'crucifícalo', cuando por desinterés en asuntos públicos o por intereses personales, permitimos que se gestionen leyes y medidas nefastas", dijo el religioso. (Foto: Composición)
"Somos los que gritamos 'crucifícalo', cuando por desinterés en asuntos públicos o por intereses personales, permitimos que se gestionen leyes y medidas nefastas", dijo el religioso. (Foto: Composición)

Claro y enfático. El obispo de El Alto en aprovechó el inicio de la para condenar el proyecto de ley que pretende legalizar el aborto en caso de pobreza en el país altiplánico.

Monseñor Eugenio Scarpellini criticó con dureza la iniciativa y dijo que quienes la apoyan son iguales al pueblo de Jerusalén que pedía a gritos que crucifiquen a Jesús.

"Somos los que gritamos 'crucifícalo', cuando por desinterés en asuntos públicos o por intereses personales, permitimos que se gestionen leyes y medidas nefastas, como la apertura al aborto, haciéndolas pasar por buenas y humanas cuando, en cambio, atentan contra la vida de los inocentes como son los niños que están por nacer", sostuvo el religioso.

El obispo invitó a los fieles a arrepentirse por apoyar este proyecto. "Con humildad y confianza digamos: 'Yo también estaba con los que te han crucificado, Jesús'. Y Él, como al ladrón arrepentido, nos dirá 'hoy estarás conmigo en el Paraíso'", pidió.

El proyecto de ley sobre el aborto del oficialismo plantea despenalizar la interrupción del embarazo en las primeras ocho semanas, en caso de pobreza extrema o cuando no cuenten con recursos propios para la manutención de su familia.

La propuesta contempla nueve casos en los que la mujer puede abortar, tres de los cuales ya son reconocidos por la legislación boliviana.

Te puede interesar

Cinco películas para ver en Semana Santa y que no son sobre Ben-Hur — Diario Perú21 (@peru21noticias)

TAGS RELACIONADOS