El presidente de , , y el primer ministro británico, , coincidieron hoy en en la necesidad de seguir aumentando la presión sobre el régimen de , pero se manifestaron una vez más reticentes a armar por el momento a la oposición siria.

"No hemos tomado la decisión de armar a los grupos de oposición en Siria", dijo Cameron en rueda de prensa conjunta con Obama tras una reunión bilateral en la en la que junto a tuvieron protagonismo temas económicos, sobre todo de cara a la cumbre del en junio en Irlanda del Norte.

Según explicó Cameron, la sigue "examinando" el embargo de armas a Siria para "ver si tenemos que hacer nuevos cambios para facilitar el trabajo con la oposición" y Londres continuará trabajando en esa vía.

Pero ambos coincidieron en que la cautela debe primar a la hora de decidir si dar pasos más agresivos como el de proporcionar ayuda letal a la oposición, puesto que, subrayaron, el objetivo debe ser buscar un equilibrio que evite un nuevo conflicto "sectario".

"Si no ayudamos a la oposición siria, a la que reconocemos como legítima, la que firmó una declaración sobre el futuro para Siria que sea democrático, que respete los derechos de las minorías, si no trabajamos con esa parte de la oposición, entonces no nos debería sorprender si los elementos extremistas crecen", dijo Cameron, quien hoy informó además a Obama de su reciente entrevista con el presidente ruso, , sobre Siria.

Pero a la par, acotó Obama, en torno a Siria, con actores como Irán o y los afiliados locales de , hay una "mezcla explosiva" que hace que haya que proceder con cautela para evitar una guerra "sectaria" tras la marcha de .

"A toda la comunidad internacional le interesa ver una Siria que no está sumida en una guerra sectaria, en la que los sirios no son masacrados, que sea un remanso de paz en vez de un potencial puesto de avanzada del extremismo", subrayó el mandatario estadounidense.

"Si logramos negociar una transición política pacífica que lleve a la marcha de Assad pero con un Estado en Siria que siga intacto, que acomode los intereses de todos los grupos étnicos y religiosos en Siria, que ponga fin al derramamiento de sangre y que estabilice la situación, eso será bueno no sólo para nosotros, sino para todos", insistió.

Con este objetivo en mente, ambos saludaron hoy la disposición de Putin a cooperar en una conferencia de paz para Siria.

"Saludamos el acuerdo del presidente Putin de unirse a los esfuerzos para lograr una solución política", dijo Cameron. "Los desafíos siguen siendo formidables, pero tenemos una urgente ventana de oportunidad antes de que se cumplan los peores temores. No hay una tarea internacional más urgente que ésta", aseveró.

Cameron manifestó en Washington su esperanza de que el tratado de libre comercio () transatlántico que impulsa junto a Obama pueda verse impulsado de forma definitiva durante la próxima cumbre del G8 en junio.