Lakhdar Brahimi dice que se siente como si estuviera frente a un muro de ladrillo. (AP)
Lakhdar Brahimi dice que se siente como si estuviera frente a un muro de ladrillo. (AP)

Los intentos diplomáticos para frenar el conflicto sirio son "casi imposibles" y no se hace lo suficiente para finalizar los combates, dijo el nuevo mediador de y la , , en una entrevista transmitida hoy por la cadena de noiticias .

"Sé lo difícil que es, casi imposible. No puedo decir imposible, así que casi imposible", dijo a la BBC el diplomático argelino. "Y no estamos haciendo mucho. Esto en sí mismo es un peso terrible", agregó.

Brahimi sustituyó a como representante especial de Naciones Unidas y de la Liga Árabe en Siria a finales de agosto. Annan dimitió después de echar la culpa a "acusaciones e insultos" en el Consejo de Seguridad de la ONU, que dificultaron sus esfuerzos a la hora de lograr avances en el conflicto.

Cerca de 20,000 personas murieron durante la revuelta que comenzó hace 17 meses contra el presidente de Siria, .

Brahimi dijo que estaba "asustado por el peso de la responsabilidad" que recaía sobre sus hombros y era consciente de que no se hace lo suficiente para poner fin a la violencia a través de la diplomacia.

"La gente ya está diciendo 'La gente está muriendo, ¿qué están haciendo?' Y no estamos haciendo mucho. Esto en sí mismo es un peso terrible", comentó el diplomático argelino.

Brahimi dijo que sentía que estaba "de pie frente a un muro de ladrillo", buscando las grietas que podrían llevar a una solución.

"Llego a este trabajo con los ojos abiertos y (con) ninguna ilusión", agregó.