(USI/Referencial)
(USI/Referencial)

Un ladrón se llevó el susto de su vida cuando, al ingresar a una casa aparentemente deshabitada en el suburbio de Fairfield () para robarla, terminó encontrándose con un cadáver que colgaba en la oscuridad.

Horrorizado, el sujeto llamó a la Policía a gritos, lo que además alertó a los vecinos, quienes pensando que se trataba de una disputa doméstica, dieron aviso a las fuerzas del orden, informó BBC Mundo.

La Policía de Hamilton aseguró que al atender el llamado, el hombre fue arrestado pero no se presentaron cargos y posteriormente fue puesto en libertad, después de ayudar a las autoridades en sus investigaciones.

Las primeras indagaciones del caso señalan que la víctima había muerto horas antes de que se produjera el robo, pero de no ser por el ladrón –un viejo conocido de la Policía–, el cadáver no se habría encontrado en días.

"Esperemos que esto influya positivamente en él y que decida no hacerlo más. Lo tomaría como un muy mal karma", le dijo al sujeto la sargento Freda Grace, de la Policía de Hamilton, a la prensa local.

Grace dijo que la situación era increíblemente triste. "Es triste, el hombre se sentía realmente mal. Todo el conjunto de circunstancias es simplemente horrible", aseguró.