Yoselyn Ortega, la niñera que en 2012 mató a los dos niños que cuidaba en Manhattan, fue hallada culpable de los homicidios por un jurado de y podría recibir una condena a cadena perpetua.

Tras dos días de deliberaciones, los 12 jurados declararon a Ortega culpable de los cuatro delitos de los que era acusada, dos por cada uno de los niños, y rechazaron la teoría de la defensa de que sus supuestos problemas mentales le impedían entender lo que hacía.

El padre de los niños, Kevin Krim, presenció el veredicto en la sala de audiencias y rompió a llorar mientras daba las "gracias" a los miembros del jurado, según periodistas presentes en el lugar.

Cyrus Vance, fiscal jefe de Manhattan, saludó la sentencia y alabó "la fuerza" del jurado, así como la "valentía" de los padres de la víctimas ante "estos asesinatos horribles".

"Encontrar una forma de cuidar a los hijos es una de las decisiones más difíciles que unos padres deben tomar (...) Estoy contigo de todo corazón, como lo he estado todos los días durante cinco años", aseguró junto a Kevin Krim a la prensa.

"Ningún padre tendría que hacer frente a la muerte de un hijo, y menos a manos de alguien en quien confiaron", explicó, antes de asegurar que pediría la cadena perpetua en la audiencia prevista para el 14 de mayo.

LA TRAGEDIA
El 25 de octubre de 2012, Yoselyn Ortega, una dominicana de 55 años, mató a puñaladas a Leo y Lucia Krim, de dos y seis años, en el baño del apartamento de la familia Krim en el acomodado barrio del Upper West Side, a pasos del Central Park, mientras la madre iba a buscar a su tercera hija que salía de clases de baile.

Aunque Ortega no negó haber cometido los asesinatos, durante seis semanas de juicio en la corte de Manhattan la defensa presentó el testimonio de varios médicos, sobre todo dos psiquiatras, para intentar convencer al jurado de que la niñera no podía ser considerada responsable de sus actos.

Sin embargo, los fiscales subrayaron que Ortega albergaba profundos resentimientos contra la madre de los niños, Marina Krim. La madre de los niños explicó las tensiones que surgieron con Ortega, perturbada por la llegada a Nueva York de su hijo adolescente que vivía en República Dominicana.