Notre Dame: ¿qué reliquias quedan después del incendio?

Reportes preliminares dan cuenta de que permanece intacto tras desastre registrado en la catedral de París

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

La catedral de Notre Dame de París, que resultara devastada por un violento incendio de más de doce horas, está en pie pero herida. Además de los daños en su estructura, a continuación se presenta un balance de los tesoros que están a salvo o se perdieron, mientras se sigue realizando un exhaustivo inventario.

LO QUE SE PERDIÓ 
Dentro del patrimonio irrecuperable tras este siniestro se encuentra la aguja de la catedral, un símbolo emblemático del monumento de 93 metros de altura, agregado por el arquitecto Eugène Viollet-Leduc en 1859-1860. 

Otra afectación generada a esta importante obra de la arquitectura mundial, a consecuencia de este incendio, es el gallo de cobre que decoraba la aguja y que terminó derretido por las llamas. Este, según la Iglesia, tenía en su interior las reliquias de Santa Genoveva y San Denis, así como un fragmento de la corona de espinas de Cristo, que supuestamente protegía a los parisinos.

PATRIMONIO DAÑADO
Según el recuento hecho hasta el momento por los especialistas gran parte de la armadura del tejado quedó destruida y el techo interior dañado. Asimismo una parte de la bóveda se desplomó, según Gabriel Plus, portavoz de los bomberos de París. El ministro de Cultura, Franck Riester, sin embargo, estimó el martes en la tarde que la bóveda debería "a priori mantenerse".

El gran órgano del siglo XV -cinco teclados, 109 teclas y casi 8.000 tubos- quedó a salvo, pese a que su estructura quedó cubierta de escombros, polvo y agua. Sin embargo, el órgano pequeño, que se encontraba bajo la aguja y que toca desde hace 35 años en Notre Dame, resultó severamente dañado.

LO QUE SE PUDO RESCATAR
El reporte preliminar de daños da cuenta que las dos dos torres se mantuvieron en pie. Estas albergan las cuatro campanas de la catedral, que evitaron la caída irremediable de toneladas de bronce, incluida la famosa campana mayor, que por sí sola pesa 13 toneladas.

Una de las reliquias más preciada y que resultó intacta fue la Santa Corona de espinas puesta, según la creencia católica, sobre la cabeza de Jesús poco antes de su crucifixión. Ésta se compone de un "círculo de juncos unidos en manojos y agarrados por hilos de oro, de un diámetro de 21 centímetros, sobre el cual se encuentran las espinas", según explica el sitio web de la catedral.

Un pedazo de la Cruz y un clavo de la Pasión, fueron rescatadas al igual que la Túnica de San Luis. También todas las obras de arte conservadas en la parte del "tesoro" de la catedral, incluida una obra maestra de Jean Jouvenet (1716) del siglo XVIII y vestigio del coro barroco de la catedral se encuentran a salvo.

Otra importante pieza de arte que se encuentra protegida es La Piedad Monumental, del escultor Nicolas Coustou, ubicada detrás del altar: esta Virgen llorona, que recibe sobre sus rodillas el cuerpo de Cristo, encargada por Luis XIV según el deseo de su padre, Luis XIII, y realizada entre 1712 y 1728.

También está a buen recaudo las dieciséis estatuas de los doce apóstoles y cuatro evangelistas monumentales, que adornaban el techo: acababan de llegar a Périgueux (suroeste) para ser restauradas. Fueron instaladas durante la reconstrucción de la aguja, por Viollet-le-Duc. 

Finalmente se conoció que los tres rosetones de Notre Dame de París, vitrales de 13 metros de diámetros que representan las flores del paraíso y que se construyeron en el siglo XIII y se renovaron en numerosas ocasiones, no fueron afectados por esta tragedia.

Fuente: AFP

Tags Relacionados:

Notre Dame

Ir a portada