Un niño de casi tres años vivió una pesadilla dentro de una lavandería en Estados Unidos, cuando su padre lo metió en una lavadora para bromear con él y luego no pudo sacarlo.

Los padres del menor –una pareja de afroamericanos– pasaron por momentos de desesperación cuando la máquina empezó a girar apenas se cerró la puerta.

Un empleado del establecimiento debió apagar una llave general para detener la lavadora y poder sacar al pequeño, que sufrió heridas leves.

Una cámara de seguridad del establecimiento grabó el lamentable episodio, que ocurrió el pasado viernes 11, según medios estadounidenses.