El presidente de , , pasó un bochornoso momento al confundir la palabra "peces" con "penes" cuando hacía una alusión a una referencia bíblica durante un discurso acerca de la educación de los niños en el estado de Miranda.

"Hay que meterse escuela por escuela, niño por niño, liceo por liceo, comunidad por comunidad. Meternos allí, multiplicarnos, así como Cristo multiplicó los penes… perdón, los peces y los panes. ¿Me perdonan la expresión?", dijo el mandatario.

Este infortunado desliz ocurre poco después de su reciente acusación sin pruebas contra el líder opositor Henrique Capriles por liderar una "red de prostitución gay y travesti", su confesión de que o la denuncia de un supuesto plan maléfico para inocularle un veneno.