En una intensificación de las acciones contra opositores al gobierno, la policía de allanó esta madrugada la redacción de la revista digital Confidencial y los programas de televisión Esta Semana y Esta Noche, dirigidos por el periodista Carlos Fernando Chamorro, crítico al gobierno del presidente Daniel Ortega.

También fueron ocupadas la ONG Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la fundación Popol Nah en Managua, la Fundación del Río, en Río San Juan, y el Instituto de Liderazgo de las Segovias, en Nueva Segovia.

El allanamiento de Confidencial, sin orden judicial, se realizó entre la medianoche del jueves y la madrugada del viernes.

Según relató Carlos Chamorro, propietario y director de la revista digital, varios policías llegaron al edificio donde se encuentran las oficinas de los medios que dirige y, tras romper los candados, "se llevaron todo".

"Fue un asalto brutal, (...) entraron a las oficinas y saquearon con lujo de violencia, (...) se llevaron computadoras, equipos de edición y toda clase de documentos, (...) es un ataque contra de la libertad de prensa, de expresión y de la libre empresa, y culpo de todo esto a la Policía Nacional y al dictador Daniel Ortega", dijo.

El periodista es considerado uno de los más influyentes del país y ganó en 2010 del premio Maria Moors Cabot.

Defensores de derechos humanos "repudiaron" la medida y también la calificaron como un atentado contra la libertad de expresión.

La representante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Ana María Tello se presentó el viernes a las oficinas de Confidencial para constatar lo ocurrido en el local de la publicación.

"La CIDH y el Meseni (Mecanismo de Seguimiento Especial para Nicaragua) condenan esta situación, que es una violación clara al derecho de asociación y de expresión", dijo Tello.

"No cabe duda que en las últimas semanas ha habido un incremento notable del hostigamiento a las ONG, miembros de la prensa, y en los últimos dos días, con el cierre de varias ONG, queda claramente demostrado que hay hostigamiento importante de las fuerzas policiales", añadió.

Nicaragua atraviesa una de las peores crisis políticas en años. Desde abril, miles han salido a las cales de Managua y las principales ciudades del país para exigir la renuncia de Ortega y su vicepresidenta, Rosario Murillo, a quienes acusan de comandar una "dictadura familiar" en el país centroamericano.

En los ocho meses de protestas antigubernamentales han muerto al menos 322 personas y más de 500 han sido encarceladas, según el Cenidh, una ONG vetada en la semana.

(Con información de Reuters y AFP)