Cinco muertos, incluido un bebé de 15 meses, son las lamentables pérdidas que hasta el momento han dejado los ataques de fuerzas combinadas de policías y paramilitares en

Sin embargo, Georgina Ruiz, activista de Centro de Derechos Humanos (CENIDH), afirmó a que "podrían haber más". Dos de las muertes ocurrieron en la zona de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN). Las otras ocurrieron en los barrios. Al menos 15 nicaragüenses resultaron heridos. 

El menor, Teyler Leonardo Lorío Navarrete, falleció durante un tiroteo en los barrios del este de Managua, por las llamadas "fuerzas combinadas", compuestas por policías, antimotines, parapolicías, paramilitares y grupos oficialistas.

El pequeño murió cuando su madre lo llevaba a una guardería. En ese momento, las fuerzas combinadas entraron a un barrio en el sector este de la capital para desmontar barricadas. "Fue un balazo de parte de la policía. Yo los vi, fueron policías, nadie me lo dijo", declaró la madre del niño, Kenia Navarrete, al canal 100% Noticias.

Las protestas comenzaron el 18 de abril contra una reforma al sistema de seguridad social, pero se ampliaron para demandar justicia por las muertes y la salida del poder de , a quien acusan de instaurar, junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, un gobierno autocrático y corrupto.

CONDENA ASESINATO

​El secretario general de la , Luis Almagro, empleó su cuenta de Twitter para condenar estos ataques. "Reiteramos nuestro llamado al cese inmediato de toda forma de violencia y represión, el pueblo nicaragüense merece una oportunidad para la paz", se lee en su misiva pública. 

TAGS RELACIONADOS