A woman walks by a mural depicting Nicaragua's President Daniel Ortega in Managua, Nicaragua June 21, 2021. Picture taken June 21, 2021. REUTERS/Stringer NO RESALES. NO ARCHIVES
A woman walks by a mural depicting Nicaragua's President Daniel Ortega in Managua, Nicaragua June 21, 2021. Picture taken June 21, 2021. REUTERS/Stringer NO RESALES. NO ARCHIVES

El 30 de diciembre de 2018, tuvo que abandonar , su país El exilio se había convertido en su única salida. Una serie de amenazas de partidarios del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), partido del dictador , lo obligaron a tomar esa decisión. Su trabajo periodístico, crítico contra el régimen, no era visto con buenos ojos.

Desde Costa Rica y a través del portal Nicaragua Actual, Chávez continuó denunciando las malas decisiones del gobierno sandinista. Sin embargo, cuando creía que los amedrentamientos no lo alcanzarían, recibió una carta. “Seguí hablando mierdas que cuando volvás, te vamos a cortar la lengua”. El texto iba acompañado de un USB que contenía un video donde se simulaba su muerte. El mismo paquete les fue enviado a sus padres en Nicaragua.

MIRA: Nicaragua: Fiscalía pide levantar sigilo bancario a opositores investigados

Lamentablemente el caso de Gerall no es aislado. Nicaragua vive bajo la dictadura de Daniel Ortega, un régimen que, además de romper el orden constitucional, ha acentuado en los últimos meses una persecución contra los críticos al gobierno y eso incluye a los periodistas. Pero también a los candidatos presidenciales que pueden resultar una amenaza para el otrora revolucionario que ya lleva 14 años en el poder y que, en las elecciones de noviembre de este año, buscará alargar su mandato.

Acusados de “golpistas”, hasta el momento una veintena de opositores permanecen detenidos, incluidos cinco precandidatos. Junio ha sido un mes de cacería, donde también sindicalistas, disidentes al régimen y hasta empresarios han servido de blanco.

El periodista nicaragüense Gerall Chávez y su familia recibieron amenazas de muerte. (Foto: Gerall Chávez)
El periodista nicaragüense Gerall Chávez y su familia recibieron amenazas de muerte. (Foto: Gerall Chávez)

Ortega se ha valido de una serie de leyes aprobadas por la Asamblea Nacional. Una de ellas es la ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación, que impide a cualquier opositor considerado “golpista” o “traidor de la patria” postularse a un cargo de elección popular. Otra es la legislación de Agentes Extranjeros, que bloquea el financiamiento internacional para las ONG, medios de comunicación, sociedad civil y opositores.

¿Hasta dónde llegará? Aquí las claves para entender esta oscura situación.


EL DICTADOR DANIEL ORTEGA

Alguna vez fue un líder revolucionario que luchó por la libertad de Nicaragua frente a la dinastía de los Somoza, pero hoy solo maneja “esa retórica que no tiene base en la realidad. La tiene por conveniencia”. Así define el internacionalista Francisco Belaunde a Ortega, en el poder desde 2007 (su primer periodo fue del 85 al 90), quien ahora busca su cuarto mandato. A sus 75 años, Ortega tiene controlados todos los poderes. “El Ejecutivo que lo controla junto a su esposa Murillo. El Legislativo, con 72 diputados del FSLN. El Poder Judicial, controlado por partidarios del FSLN. Y recientemente se eligieron magistrados del Supremo, también partidarios del FSLN”, indica el periodista nicaraguente Gerall Chávez.

ELECCIONES SIN OPOSICIÓN

Faltan cinco meses para las elecciones presidenciales y Ortega ha iniciado una cacería de precandidatos. Miguel Mora se convirtió en el quinto aspirante encarcelado. La primera detención ocurrió el 2 de junio, poco después de que Cristiana Chamorro –una periodista influyente e hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, que le arrebató las elecciones a Ortega en 1990– anunciara su candidatura. Ella, quien es la favorita para enfrentar a Ortega, se mantiene en arresto domiciliario. Los otros detenidos son los precandidatos Arturo Cruz, Félix Marafiaga y Juan Sebastián Chamorro.

Todos están acusados de “realizar actos que menoscaban la independencia y la autodeterminación”, menos Chamorro, quien fue acusada de lavado de activos.

Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios, es una de los precandidatos arrestados en Nicaragua. (Foto: Reuters).
Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios, es una de los precandidatos arrestados en Nicaragua. (Foto: Reuters).


LA CONDENA INTERNACIONAL

La oficina de la Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas para los DD.HH. ha exigido la inmediata liberación de los detenidos. A este pedido se le sumaron 59 naciones y el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA). Asimismo, organizaciones como Human Rights Watch también han denunciado los hechos. Estados Unidos, por su parte, se prepara para imponer más sanciones contra el gobierno de Ortega. Sin embargo, el mandatario nicaragüense parece no inmutarse. “Cuando un régimen de ese tipo se quiere mantener en el poder, por más presiones internacionales que haya, se queda. Lo vemos con Venezuela”, explica Belaunde.

CONTRA LA LIBERTAD DE PRENSA

Nicaragua ocupó el puesto 117, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020. Ello, explica el periodista Gerall Chávez desde su exilio en Costa Rica, se debe a que la prensa ha sido “uno de los gremios mayormente golpeados por la dictadura”. Según indica, leyes como la del ‘Ciberdelito’ (que impone penas de hasta 10 años de cárcel a quien publique “noticias falsas”) sirven como instrumento de represión. “Ortega las hace, el Legislativo las aprueba y el P. Judicial las ejecuta”, resume Chávez, quien ha visto un éxodo de periodistas en las últimas semanas. Uno de ellos fue Carlos Fernando Chamorro, hijo de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro. El director de la revista El Confidencial fue asediado durante varios días.


FUTURO INCIERTO

Es difícil prever cómo serán los próximos meses en Nicaragua. Ortega se ha dedicado toda la semana a justificar sus acciones y a señalar que los detenidos no son candidatos ni políticos, sino “criminales” que quieren “derribar al gobierno”. Está claro que no va a retroceder. Tampoco queda claro, como menciona el internacionalista Belaunde, si la oposición finalmente terminará participando de las elecciones, ya que todo indica que estas van camino al fraude. Sin embargo, lo que sí resulta una certeza es que la prensa independiente continuará haciendo frente a la dictadura. Así lo indica Gerall Chávez, quien desde Costa Rica y a pesar de las limitaciones, asegura que seguirá denunciando los atropellos de la dictadura en Nicaragua.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió suspender la participación de Nicaragua en ese organismo. (Foto: Erika SANTELICES / AFP).
El secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió suspender la participación de Nicaragua en ese organismo. (Foto: Erika SANTELICES / AFP).

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Entrevista Romy Chang