Lo que en principio sería una noche de copas entre dos hermanas, se convirtió en el escenario de un crimen que ha enlutado por completo a toda una familia hispana residente en Una discusión que se salió de control dio como resultado a una de ellas muerta y la otra con una posible condena por asesinato.

Amanda Ramírez, de 27 años, se enfrenta a una década en prisión luego de admitir que apuñaló sin piedad a su gemela: Anna Ramírez, ocasionándole la muerte. La revelación de la asesina habría sido parte de una negociación con la fiscalía, pues la declaración de culpabilidad solo incluye un cargo reducido de homicidio involuntario en segundo grado.

Según datos recogidos por la policía, Anna inició la pelea con su hermana tras golpearla en el rostro. Amanda se defendió. A los pocos minutos, entró a su casa y regresó con un cuchillo. Amanda Ramírez declaró que forcejeó con su hermana para tomar control del cuchillo, pero al final la apuñaló en el pecho. Los hechos se dieron el pasado 22 de junio.

La revista People tuvo comunicación con la mamá de las gemelas: Ivelisse Class, quien aseguró que sus hijas tenían una relación muy cercana. “Se amaban. Se apoyaron cuando dieron a luz. Sacaban a los niños a pasear juntas. Una llevaba a la otra al trabajo. Eran un equipo”, dijo la madre.

Class aseguró también que le resulta imposible superar la muerte de su hija “Cuando pierdes a un hijo, no duermes. Solo quieres que esto sea una pesadilla de la que puedas despertar”. finalizó.

Este próximo 15 de noviembre, el juez encargado del caso informará la pena que le impondrá a Ramirez, quien podría pasar hasta una década privada de su libertad.