Las esperanzas de encontrar a alguien con vida casi han desaparecido. (Reuters)
Las esperanzas de encontrar a alguien con vida casi han desaparecido. (Reuters)

La estructura del crucero , que , se desliza a un ritmo constante de 7 milímetros por hora, mientras un robot teledirigido por cable busca a las personas que todavía se encuentran desaparecidas.

En tanto, el portavoz de las labores de rescate, Luca Cari, dijo que los equipos estaban analizando el próximo paso, después de que el movimiento del barco empeorara las condiciones para los buzos, que ya deben lidiar con la mala visibilidad por los escombros en el agua.

Siete días después de la tragedia, las esperanzas de encontrar a alguien con vida casi han desaparecido y las frías aguas alrededor de la embarcación se suman al empeoramiento de la condiciones climáticas que se esperan para este fin de semana.

"El barco se está deslizando unos 15 milímetros por el frente y siete milímetros por hora en la parte de atrás. No es mucho pero tiene que mantenerse bajo control", afirmó Nicola Costagli, un profesor de geofísica que asiste al departamento de protección civil, al canal de televisión SkyTG24.

La atención ahora se está centrando en cómo remover las más de 2.300 toneladas de combustible a bordo de la nave, que se encuentra encallada de lado sobre una saliente de rocas en cerca de 20 metros de agua frente a la isla de Giglio y que podría caer a una mayor profundidad.

Costagli agregó que la embarcación se sostiene sobre dos protuberancias rocosas. Los equipos deben esperar a que se desarrolle la búsqueda de sobrevivientes y cuerpos antes de poder empezar a remover el combustible de la embarcación, un proceso que podría tomar al menos dos semanas.