Al otro lado del mundo ya celebran la . Miles de australianos se reunieron en el puerto Darling, en , para recibir la medianoche presenciando su tradicional espectáculo pirotécnico.

Acompañados de una orquesta, los espectadores esperaron las 12 campanadas para dar inicio a la fiesta navideña.

Durante el espectáculo se pudo apreciar cómo fuegos artificiales dibujaron en el cielo vistosas figuras, deleitando a los asistentes. Se estima que para ello se utilizó toneladas de explosivos.