La conmemoró este jueves el 30 aniversario de la tragedia del trasbordador espacial con la promesa de mantener viva la memoria de los astronautas muertos, ocasión en que reiteró el objetivo de ir a Marte.

El homenaje incluye la colocación de ofrendas florales en el Cementerio Nacional de Arlington, cerca de Washington, y en el Centro Espacial Kennedy en Florida en memoria de los siete astronautas que murieron en el Challenger el 28 de enero de 1986, así como en otros desastres espaciales.

"La exploración espacial es uno de los más difíciles esfuerzos que emprendemos y desde el Apolo 1 al Challenger y al Columbia, valientes estadounidenses han hecho su último sacrificio en nuestra búsqueda de ampliar los límites y explorar nuevas fronteras", dijo en presidente Barack Obama en un comunicado por la conmemoración del Día del Recuerdo en la NASA.

"Sin embargo, a pesar de los peligros, continuamos para alcanzar las estrellas", agregó.

"A partir de nuevas asociaciones con la industria privada para el desarrollo de invenciones revolucionarias los estadounidenses iremos con ellos al Sistema Solar y finalmente a Marte; continuaremos nuestra travesía de descubrimiento", dijo Obama.

Poco después de llegar a la Casa Blanca en 2009, Obama canceló un programa de la NASA para regresar a la Luna, diciendo que prefería canalizar esos recursos a una exploración del espacio profundo y dirigida a enviar una misión tripulada a Marte en la década de 2030.

El programa de los trasbordadores espaciales fue formalmente finalizado en 2011 después de tres décadas de llevar astronautas a orbitar la Tierra.

Su fin dejó a Estados Unidos sin vehículos para viajes tripulados al espacio.

Desde entonces, los astronautas del mundo han debido viajar a la Estación Espacial Internacional en cápsulas rusas Soyuz, mientras las compañías privadas Boeing y SpaceX desarrollan sus naves espaciales para usarlas a partir de 2017 y la NASA se centra en la construcción de su nave Orion para el espacio profundo.

TAGS RELACIONADOS