Un 13 de agosto de 1961 comenzaron las obras del –que separó a los alemanes durante 28 años– con la instalación de las primeras alambradas y la realización de zanjas.

El también denominado "Muro de la Vergüenza" fue construido por el presidente de la (RDA), , quien lo bautizó como "Muro de Protección Antifascista". Paradójicamente, en junio del mismo año Ulbricht declaró: "Nadie tiene la intención de levantar un muro".

La construcción separó el Berlín comunista de las zonas controladas por la (RFA), aliada de las potencias occidentales.

El muro se prolongó 43 kilómetros por la ciudad y un total de 165.7 kilómetros por toda , y además cobró la vida de, al menos, 138 personas que trataron de cruzarlo para escapar hacia la zona occidental.

La primera víctima de la también llamada "franja de la muerte" fue Ida Siekmann, quien falleció el 22 de agosto de 1961 al tratar de cruzar la barrera saltando desde un tercer piso. El último fue el camarero de 20 años Chris Gueffroy, quien murió el 6 de febrero de 1989, cuando intentaba huir de la RDA, pero fue alcanzado y fusilado.

El 9 de noviembre de 1989, los berlineses empezaron a atravesar el muro en masa y a derribarlo con las herramientas que tenían a mano, esto después de que el miembro del Politbüro de la RDA Günter Schabowski anunció sorpresivamente que las fronteras quedaban abiertas, el principio del fin del bloque comunista.

OLVIDO DE ALEMANESUna reciente encuesta reveló que la mitad de los alemanes del Muro de Berlín.

De acuerdo con el sondeo, realizado por el instituto Infratest, apenas la mitad de los consultados supieron dar la respuesta correcta a la pregunta de con qué relacionan esa fecha de agosto.

Las respuestas erróneas se decantaron hacia la llamada "crisis de los misiles de Cuba" (1962), la dimisión del primer canciller de la República Federal de Alemania (RFA), Konrad Adenauer (en 1963) o el viaje espacial del cosmonauta ruso Yuri Gagarin, en 1961.

En la mitad este del país, correspondiente a lo que fue el territorio de la extinta de la RDA, el porcentaje de quienes respondieron correctamente alcanzó el 69%, mientras que en la mitad oeste bajó al 45%.