El magnate australiano Rupert Murdoch estrenó hoy la versión dominical del tabloide The Sun, con el que espera recuperar la confianza de sus lectores y restaurar su propia credibilidad, minada por el escándalo de las escuchas telefónicas que puso (NoW).

Ante la curiosidad y el morbo, The Sun on Sunday, que no es realmente una nueva publicación sino el formato que adoptará los domingos el diario sensacionalista The Sun, comenzó a venderse con una tirada de 3 millones de ejemplares y un atractivo precio de 50 peniques, que ha forzado a rivales como The Daily Star Sunday o The Sunday Express a rebajar su precio.

Con 92 páginas, 28 dedicadas al deporte, la del propietario de pretende llenar el vacío dejado por su antecesor, el amarillista NoW, de tono agresivo y dudosa ética.

La editorial del dominical sostiene que los periodistas acatarán un código de conducta ética para distanciarse de los de su predecesor.