(Reuters)
(Reuters)

El número de muertes por armas de fuego en Brasil aumentó un 346.5% en tres décadas al pasar de 8,710 en 1980 a 38,892 en 2010, según un estudio divulgado hoy por el Centro Brasileño de Estudios Latinoamericanos () y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales ().

Las cifras son más preocupantes si se tiene en cuenta solo a las víctimas de entre 15 y 29 años, población en la que el aumento del número de fallecidos fue del 414% en el mismo periodo al subir de 4,415 casos a 22,694, según el estudio coordinado por el sociólogo Julio Jacobo Waiselfisz.

Los números tienen en cuenta homicidios, suicidios, accidentes y muertes con armas de fuego en las que se desconoce la causa.

En las tres décadas el número de asesinatos con armas de fuego creció un 502.8%, seguido por el de suicidios (46.8%), mientras que el de muertes por accidentes cayó un 8.8%.

"Países con más población que Brasil como China, India, Estados Unidos e Indonesia tiene cifras muy inferiores, lo que revela la dimensión del problema", dijo a la AFP Waiselfisz.

El número de muertos creció a un ritmo del 7.3% anual entre 1990 y 2003, cuando llegó al pico de 39,325, y desde entonces ha caído ligeramente.

El Estatuto y la Campaña de Desarme, puestos en marcha en 2004, parecen ser los factores de peso para explicar ese importante cambio de tendencia

Según los autores, esas políticas, aunque consiguieron frenar la tendencia de crecimiento acelerado de la mortalidad, no tuvieron suficiente efectividad para revertir el proceso.

Brasil, con 20.4 muertes por cada 100,000 habitantes, es el noveno país en número de muertes por arma de fuego entre cien analizados por la (OMS). Solo lo superan países como El Salvador, Venezuela, Guatemala y Colombia.

Los investigadores citan estadísticas según las cuales en la nación vecina hay 15,2 millones de armas en manos de civiles, de las que 8,5 millones no están registradas.