Tenía un negocio bastante rentable y tras la legalización de la venta de recreativa y medicinal en Luis Hernández González (46) empezó a tener ganancias elevadas y su tienda registraba ventas millonarias.

Sin embargo, el sujeto comentaba que su negocio tenía los mismos ingresos desde la legalización del cannabis e incluso, afirmó que había mucha competencia. Así, informó el diario 'El Nuevo Herald'.

En ese sentido, Hernández pagaba los mismos impuestos y hacía parecer que su 'pequeño' negocio no lograba vender más que otros establecimientos.

A lo largo de todas las inspecciones, la Policía de Miami no encontraba nada ilegal y siempre optaba por seguir autorizando la venta legal de esta droga al hombre de 46 años. 

Grande fue la sorpresa cuando en la última inspección del ultimo miércoles, un balde de insecticida se cayó y varios fajos con billetes de cien dólares se dejaron ver. Los agente del orden no dudaron en abrir todos los envases, encontrándose con una fortuna oculta de 22 millones de dólares.

Según la confesión de Hernández, el dinero era la ganancia de un año y medio, tiempo en el cual nunca llegó a declarar sus ganancias reales y las 'guardaba' para no declarar impuestos.

Hasta el momento, el hombre se encuentra en custodia por la Policía estadounidense, no obstante podría salir libre si paga una fianza y se compromete a pagar todos los impuestos evadidos.