El cubano Augusto 'Willy' Falcón, uno de los llamados 'Cocaine Cowboys' (vaqueros de la cocaína) de en los años ochenta, solicitó que se le suspenda la orden de deportación a Cuba, tras cumplir en junio pasado su condena a 20 años de prisión por narcotráfico, informó el diario Miami Herald.

Sin embargo, la jueza Agnelis Reese negó la solicitud de la defensa de Falcón, que pedía que su cliente resida en Estados Unidos en vez de ser deportado a Cuba.

Falcón tiene 62 años y está bajo custodia de las autoridades de inmigración de EE.UU. Pese a esta negativa, sus abogados todavía pueden apelar la decisión de la jueza.

Según la defensa de Falcón, su vida corre peligro en Cuba porque en la década de 1990, él desempeñó un "papel clandestino en la financiación de un plan de la CIA" para "matar a Fidel Castro".

Falcón junto a otro capo de la droga "donó en los años 90 sustanciales beneficios del tráfico de drogas a grupos paramilitares de exiliados cubanos con el fin de asesinar a Castro", señalo una fuente policial al citado diario.