Los tentáculos del llegaron hasta un ciudadano de Honduras quien iba a hacer explotar una bomba en un concurrido centro comercial ubicado en la ciudad de , estado de .

Se trata del hondureño Vicente Adolfo Solano, de 53 años, quien se declaró culpable al ser arrestado gracias a un plan de inteligencia del FBI que pudo prevenir este ataque de la organización terrorista.

Este atentado iba a perpetrarse en octubre del año pasado en el centro comercial Dolphin y, este miércoles, los fiscales terminaron su acusación y pidieron 20 años de cárcel para este sujeto.

De acuerdo con la agencia AP, el FBI pudo llegar hasta Solano luego de ser engañado por sus agentes encubiertos, quienes le dieron una bomba falsa antes de arrestarlo.

La condena contra el hondureño recién se conocerá el próximo viernes, día en que se ha fijado la audiencia en Miami. Los abogados de este latinoamericano han solicitado clemencia.

"A pesar de las afirmaciones de Solano sobre sus simpatías con el Estado islámico, el FBI admitió que no le encontraron vínculos con grupos terroristas. Solano nunca tuvo explosivos de verdad bajo su poder", señala AP.