Una de las seis víctimas mortales que dejó el colapso del puente peatonal el pasado jueves en la Calle Ocho de (, ) se llama Brandon Brownfield, un padre de familia que deja una viuda y tres menores hijas. 

Brandon era un técnico de grúa originario de Virginia que hace pocos años se mudó a Florida y recientemente compró junto a su pareja una casa en Homestead, al sur de Miami. Sin embargo, la tragedia entró por la puerta de esta familia sin avisar.

La esposa de Brandon es Chelsea Brownfield. Ella utilizó su red social en Facebook para comunicar este domingo por la mañana que el padre de sus hijas había perdido la vida en el desplome de la estructura.

"Es algo bastante mágico encontrar a tu alma gemela en este mundo. Al igual que un rompecabezas, nuestras piezas embonaron y encajamos como nadie más podría hacerlo. El 15 de marzo de 2018, trágicamente perdí a mi esposo", inicia la carta de Chelsea. 

Según contó ella, ambos tenían tres años y 11 meses de matrimonio. En ese periodo, tuvieron a sus tres hijas de entre 5 años y 10 meses de edad. Ahora, la mujer no sabe cómo contarles a sus pequeñas que su papá nunca más cruzará la puerta de sus cuartos.

"Los próximos días van a ser insoportables, mientras encontramos la fuerza que necesitamos para recuperarnos. Por favor, manténganos en sus oraciones, ya que ahora tengo que encontrar las palabras y las respuestas para decirles a mis hijas que su papá no regresará a casa", señaló.

Esta familia le tenía mucha fe a la religión, incluso, iban constantemente a la iglesia desde octubre de 2017. Hasta el viernes a las 6 p.m., la familia no sabía nada de Brownfield. Su vehículo había sido visto debajo del puente.

"Donde hay mucho amor, hay mucho dolor, y después de diez años de conocer y amar a Brandon, 3 años y 11 meses de matrimonio, y 3 bellas hijas; nuestro amor es profundo y ha sido fortalecido por nuestra fe", finalizó Chelse en su carta vía Facebook. 

Puedes leerla aquí completa: