Estudio que será revelado por la (OMS) indica que se encuentra en riesgo de sufrir un brote de y que la ciudad no cuenta con chequeos a viajeros que provengan de zonas endémicas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la fiebre amarilla es una causa muy inusual de enfermedad entre viajeros estadounidenses. Sin embargo, el estudio 'Viajes internacionales y la propagación urbana de la fiebre amarilla', próximo a publicarse, reveló que cerca de 2,8 millones de personas volaron hacia Estados Unidos desde áreas endémicas de la enfermedad en 2016.

La fiebre amarilla es una enfermedad que se propaga a través del mismo mosquito que causa el virus del Zika, esta última afectó a varios países de América tras ser detectada en Brasil en 2015 y que también ha sido reportado en el sur de Florida y Texas.

"En momentos en que el suministro de vacunas contra la fiebre amarilla a nivel global ha disminuido, una epidemia en una ciudad densamente poblada podría tener consecuencias de salud y económicas sustanciales", escribieron en el estudio investigadores de Canadá, Estados Unidos y Reino Unido.

►Te puede interesar: 

A diferencia de varios países, en Estados Unidos no es obligatorio que los viajeros presenten pruebas de vacunación contra la fiebre amarilla para ingresar a su territorio.

ESCENARIO CRÍTICO

Cerca de 9,5 millones de personas viven en grandes áreas urbanas estadounidenses como Miami, lugares que son propicios ecológicamente para un brote de esta enfermedad, sostiene el estudio.

La fiebre amarilla provoca síntomas como dolor muscular, náuseas y vómitos, y alrededor de un 15 por ciento de los casos pasa a una fase más grave en 24 horas, en que se puede sufrir ictericia, dolor abdominal, sangrado de la boca, nariz, ojos y estómago. La mitad de quienes sufren de la fase más grave de la enfermedad mueren en una o dos semanas.

TAGS RELACIONADOS