Unos 200 estudiantes saquearon este sábado supermercados en , capital del estado mexicano de Guerrero, continuando con las protestas por de la cual se cumple un mes el domingo, sin que se reporten avances en su búsqueda.

Después de las protestas que acabaron en los últimos días con destrozos en edificios oficiales y la quema parcial de la sede de Gobierno estatal, decenas de manifestantes se enfocaban en los comercios y exigían el retorno con vida de los estudiantes, desaparecidos tras un ataque de policías y narcotraficantes en la ciudad de el pasado 26 de septiembre.

Al menos dos grandes supermercados del centro de Chilpancingo quedaron con vidrios rotos y estantes por los suelos por el saqueo de los jóvenes y ahora son resguardados por policías antimotines.

Además de alimentos, algunos estudiantes destrozaron y se llevaron electrodomésticos, mientras otros pintaban "Todo gratis" en las paredes de los comercios ahora cerrados, según trabajadores.

Un grupo de maestros apoyó esa acción a las puertas de un supermercado saqueado gritando consignas en contra de que "el Estado criminalice a los muchachos" desaparecidos, indicó Tonantzin Beltrán, miembro de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG).

Familiares y compañeros de los estudiantes desaparecidos de la escuela rural de magisterio desconfían en la investigación federal y rechazaron ser vinculados "con grupos delictivos", esto después de que la Fiscalía apuntase que los universitarios fueron víctimas de una confusión del cartel Guerreros Unidos con otro grupo rival la fatídica noche del ataque.

El viernes, la Fiscalía elevó de 30 a 38 la cifra de cadáveres hallados en tumbas clandestinas encontradas desde el inicio de la búsqueda. El organismo ya informó que 28 de ellos no corresponden a los chicos.