Esta vez una escena de un robo frustrado cobró un matiz distinto, luego que el 'ladrón’ sea un menor de 13 años, quien fue sorprendido al interior de una tienda intentando sustraer algunos útiles escolares en Rincón de Romos, en el .

Según pudo constatar la policía, que acudió al llamado del propietario del negocio, el menor, al ser descubierto por el personal de seguridad de la tienda, explicó que necesitaba los utensilios para realizar sus tareas escolares.

Los efectivos del orden, lejos de proceder con el protocolo de detención y registrar la denuncia del dueño del local y afectado, comprendieron las circunstancias del suceso y decidieron pagar por las pinturas, plumones y cuadernos que el menor había intentado llevarse.

El monto de los útiles en cuestión ascendía a 90 pesos, aproximadamente 5 dólares, dinero que los policías pagaron para evitar que se pusiera una denuncia contra el niño, quien se disculpó con el encargado de seguridad por lo que había hecho.

“Al cuestionarle por qué había sustraído los plumones él nos mencionaba que tenía algunas tareas que hacer y no contaba con el material suficiente”, explicó Sergio Olvera, director de Seguridad Pública, al medio local Excelsior. “Se nos hizo que era un niño bien, no se veía descuidado y se le veía la preocupación de que requería de ese material”, continuó el funcionario.

Además, en un principio, el menor, que había acudido a la tienda con uniforme escolar, contó que sus padres lo habían abandonado y que vivía con su tía. Sin embargo, poco después se conoció la verdad: el pequeño había mentido para no avergonzar a su padre, con quien vivía desde hace un mes puesto que sus progenitores se encuentran divorciados.

TAGS RELACIONADOS