Los miembros del cártel de droga mexicano Guerrero Unidos (GU) estarían detrás de la desaparición de los 43 estudiantes en () ocurrida la noche del 26 de setiembre de 2016, según Infobae. 

Según una información entregada a la Policía mexicana de parte de agencias estadounidenses, los jóvenes se enfrentaron con los agentes del orden en un confuso incidente. A partir de eso, miembros del cártel que pasaban por el lugar aprovecharon para secuestrarlos.

Esta información se argumenta en varios mensajes de texto vía Blackberry entre detenidos y otros que aún trabajan en el cártel, donde mencionan que todos los jóvenes están en 'paquetes'.

La Policía aseguró que cuando hablan de paquetes entre bandos de narcotraficantes se refieren a cadáveres.  

La Fiscalía mexicana indicó que hay informes que aseguran que los cadáveres de los estudiantes estarían enterrados en algunos lugares de acopio de basura. 

Los mensajes que se filtraron son parte de una investigación que incluyó la interceptación de celulares y llamadas telefónicas. Un Juzgado de Ayotzinapa concedió este permiso a las autoridades estadounidenses en coordinación con la Policía mexicana.