(Reuters)
(Reuters)

, la 'mujer mono' exhibida por toda Europa durante la época victoriana, fue enterrada en México en una ceremonia religiosa tras más de 150 años desde su muerte.

La indígena mexicana era llamada 'mujer mono' porque padecía una deformación genética que la asemejaba al mencionado animal. Tenía el rostro cubierto de pelo grueso, una prominente mandíbula y otras deformidades.

Según una comisión noruega que estudió su caso, Pastrana abandonó su estado natal de Sinaloa, en 1854, a los 20 años. El empresario de espectáculos Theodore Lent la llevó por Canadá, Estados Unidos y Europa como 'la mujer mono', 'la mujer más fea del mundo' o 'la indescriptible'. Ella cantaba y bailaba en varios idiomas y se convirtió en una sensación.

Julia y Lent se casaron y tuvieron un hijo. Sin embargo, ella contrajo una fiebre relacionada con complicaciones a la hora del parto y murió junto con su bebé en 1860, en Moscú.

El cuerpo fue embalsamado tras su muerte y exhibido durante más de un siglo en Europa, hasta que finalmente terminó en posesión de la Universidad de Oslo, en Noruega.

Luego de peticiones privadas y gubernamentales de devolver el cuerpo, la universidad envió los restos al estado de Sinaloa, donde fueron sepultados en un cementerio local.

"Julia ha vuelto a nacer entre nosotros, para que nunca más una mujer se convierta en un objeto comercial", dijo el martes el alcalde de pueblo, Saúl Rubio Ayala.

La repatriación de Pastrana es parte de un movimiento amplio entre los museos e instituciones académicas de enviar restos humanos acumulados durante la colonización europea de América Latina, África y Asia de regreso a sus países y tierras tribales.