Entre los muertos había una mujer embarazada y una menor de edad. (Reuters)
Entre los muertos había una mujer embarazada y una menor de edad. (Reuters)

Un alcalde de un poblado del norte de , que el domingo fue blanco de un intento de secuestro en el que ocho personas murieron, denunció este miércoles que sus propios policías estaban involucrados en el ataque, y dijo que este fue orquestado por un grupo del narcotráfico.

Ernesto Núñez, alcalde de , un municipio de 4,800 habitantes en el estado de Durango, informó a la prensa que presentó una denuncia en la Fiscalía General del Estado contra sus agentes municipales, que participaron del hecho e incendiaron su rancho, según refirió.

"Hasta el lugar llegó una camioneta roja, desde donde empezaron a gritarnos, y de ahí no escuchamos más que balazos y a correr", relató el burgomaestre.

El ataque dejó ocho muertos, entre ellos una mujer con seis meses de embarazo y un menor de edad, que resultaron calcinados por el fuego iniciado por los sicarios para presionar a Núñez a que saliera de la vivienda. Además, cinco personas permanecen desaparecidas desde ese día.

Alcaldes y exalcaldes se han convertido en México en blanco de ataques de grupos criminales ligados al narcotráfico. Al menos seis de estos fueron asesinados en 2011 y 15 en 2010.

Durango, un estado cercano a la costa del Pacífico donde el ha sido dominante, recientemente se ha visto acechado por el avance de .