El estudio de un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos desacreditó la investigación del Gobierno de México sobre la desaparición de 43 estudiantes de en 2014 y aseguró que la principal hipótesis oficial de que habrían sido calcinados en un basurero nunca pasó.

El informe señala que horas previas a la desaparición en la ciudad de Iguala, los estudiantes de la Normal Rural de fueron blanco de ataques coordinados por parte de policías de al menos dos municipalidades. Agentes federales y militares supieron en todo momento lo que sucedía y no intervinieron.

Luego de seis meses de revisar información oficial y hacer indagaciones propias no han podido determinar lo ocurrido con los 43 estudiantes. Sin embargo, sugieren una nueva hipótesis: el ataque pudo ser porque los jóvenes interfirieron, sin saberlo, con el traslado de un cargamento de drogas que habría ido en uno de los camiones que ellos habían tomado ese día para transportarse.

"No tenemos indicios que podamos sustentar de dónde están los desaparecidos", dijo Carlos Beristain, doctor español y uno de los cinco expertos del grupo.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente de México, , señaló que ha dado instrucciones para que se tomen en cuenta los señalamientos del grupo en las investigaciones oficiales de un caso que ha desatado indignación nacional e internacional.

También le he dado indicaciones a las dependencias del para que analicen cada una de las recomendaciones que han presentado hoy.— Enrique Peña Nieto (EPN)

El informe fue presentado ante familiares de los estudiantes desaparecidos y diversos invitados, incluidas autoridades federales que, al final de la presentación, recibieron el documento de manos de los expertos. "¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!", "¡Ni perdón, ni olvido, castigo a los asesinos", se limitaron a corear los familiares.