Las madres solteras deben batallar legalmente en los fueros judiciales para conseguir los beneficios por gestación (Foto: AP)
Las madres solteras deben batallar legalmente en los fueros judiciales para conseguir los beneficios por gestación (Foto: AP)

Algunos básicos como los controles prenatales y la no son privilegios para todas las que quedan embarazadas en . Las solteras deben batallar legalmente en los fueros judiciales para conseguir los beneficios por gestación. El Gobierno Chino no reconoce la de mujeres fuera del . Para muchas madres traer un hijo al mundo, sin una pareja, se ha convertido en un calvario.

Sarah Gao es una profesional dedicada al rubo de activos en Beijing. Como jefa de un fondo de inversión de 500 millones de yuanes (76,8 millones de dólares), tenía un trabajo muy demandante y con viajes de negocios por todo China. En el año 2016, a los 40 años, Gao se enteró que estaba embarazada, algo que no había planeado con su entonces novio.

Por su edad y la poca probabilidad de volverse a embarazar asumió su maternidad sola, sin saber que esa decisión la conduciría a una batalla legal de casi cuatro años para conseguir los beneficios que toda madre trabajadora tiene. Gao tuvo un embarazo difícil, pero logró superarlo y en noviembre de 2016 dio a luz a su hija.

MIRA: Estudio revela que las mujeres destinan 33.6 horas a la semana a trabajos no remunerados

Derechos negados

Estuvo siete meses de baja por enfermedad y maternidad. Durante su licencia, su empresa, KunYuan Asset Management, solo le dio el sueldo mínimo, un aproximado de 1.000 yuanes que equivale a 153 dólares al mes. Par ella fue una gran caída en su salario. Por el trabajo y el puesto que tenía percibía un sueldo mensual de 30.000 yuanes (4.606 dólares). La empresa no le pagó su salario real durante su licencia por maternidad, porque no estaba casada.

Después de los siete meses regresó al trabajo. Gao presionó a su empresa para que le reconozcan el beneficio del salario completo y la licencia por maternidad. Algo que ni siquiera lo asumiría íntegramente la empresa, sino el seguro social, pero para retirarlo requería la autorización de sus jefes. La compañía se negó, diciendo que su documentación estaba incompleta porque carecía de un certificado de matrimonio.

Cuando Gao insistió en el tema y les dijo que no iba a dar marcha atrás con su reclamo. La empresa le pidió que renunciara y al negarse, terminaron despidiéndola. Pero el perjuicio no terminó ahí, la empresa se negó a enviarle una carta formal con el motivo real de su destitución y eso dificultaba a Gao para encontrar un nuevo trabajo.

Demanda

Por esas razones Gao está demandando a la compañía por 1 millón de yuanes (153.645 dólares) en salarios atrasados, además del pago de su licencia por maternidad. Ha perdido dos veces en los tribunales desde julio de 2017 y está apelando por tercera vez.

En sus primeras sentencias, el tribunal dijo que “el estado de soltera de Gao mientras daba a luz no se ajustaba a la política nacional y, por lo tanto, carecía de la base legal para recibir un salario durante la licencia de maternidad”.

La política de planificación familiar de China no prohíbe explícitamente que las mujeres solteras tengan hijos, pero dice que “el estado anima al marido y la mujer a tener dos hijos”. Eso para muchos, entre ellos jueces, se ha interpretado que solo una pareja casada puede tener hijos.

Para un sector de chinos la norma está desfasada para estos tiempos, más sabiendo que la población de China está envejeciendo rápidamente y el gobierno está ansioso por promover tasas de natalidad más altas. En el 2015 este Estado ha flexibilizando las leyes restrictivas de planificación familiar, ahora cada familia pueda tener dos hijos. Sin embargo, las leyes no han cambiado con respecto a las familias monoparentales.

No existen estadísticas oficiales sobre el número de hogares monoparentales en China. Sin embargo, una encuesta de la Comisión Nacional de Salud del 2014, estimó que habría casi 20 millones de madres solteras para el 2020. Muchas de ellas provienen de divorcios. Según el Ministerio de Asuntos Civiles, la tasa de divorcios en el país casi se duplicó del 2009 a 2018,

Cruzada

Por la experiencia que ha vivido, Gao se juntó con otras madres de su similar condición y con activistas para buscar un cambio. Su prolongada lucha pone de manifiesto las consecuencias que enfrentan las mujeres chinas cuando crían a un hijo fuera del matrimonio. La gran mayoría no puede acceder a los beneficios públicos porque se encuentran en una zona gris legal. Algunas incluso pueden enfrentar multas por ir en contra de la norma.

Un grupo organizado por la Red de Defensores de la Familia Diversa, presentó una petición al Comité de Asuntos Jurídicos del Congreso Nacional del Pueblo para que este tema sea incluido en sus debates. No esperan una acción inmediata, pero están esperanzadas que sus necesidades se reflejen en la agenda legislativa.

El fundador de la Red, Dong Xiaoying, explicó que si bien la norma obliga a presentar un permiso de matrimonio para realizar los trámites de beneficios por maternidad, en varios gobiernos locales se han realizado modificaciones a la norma. En la provincia de Guangdong una mujer no tiene que presentar una prueba de matrimonio para recibir los beneficios.

Más cambios

En enero de este año, en Shanghai, se implementó silenciosamente una nueva regulación que eliminó la necesidad de un permiso de matrimonio para solicitar los beneficios. Esta disposición local está ayudando a varias mujeres como Zou Xiaoqi, una madre soltera que se convirtió en activista y luchó bastante para que en Shanghai no exista restricciones para las madres.

Zou Xiaoqi inició su cruzada en el 2017, cuando demandó a una agencia del gobierno de Shanghai para obtener su salario por licencia de maternidad y los beneficios del seguro público. Después de años de entrevistas con los medios, apariciones en tribunales y presionar a los políticos de la ciudad, Zou recibió sus beneficios a principios de este mes.

“Las madres solteras de por sí ya enfrentan grandes dificultades y encima caen en posiciones más difíciles al enfrentarse a estas normas. Algunas tienen miedo de hablar y otras tienen miedo de enfrentar a la sociedad. Las que no quieren casarse terminan casándose y contraen matrimonios infelices. Las leyes deben cambiar”, dijo Zou.

Las madres solteras y las activistas esperan que un cambio a nivel nacional pueda suavizar la situación en el resto del país. Un delegado de Guangdong al Congreso Nacional del Pueblo dijo en febrero que, la ley de planificación familiar puede necesitar algunas aclaraciones para abordar las necesidades de las madres solteras, reconociendo su dilema legal. Existe una posibilidad legal de que a raíz de estos casos haya cambios en el Gobierno Chino.

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR