El foro ha sido blanco de un boicot de patrocinadores y de una retirada masiva de personalidades del mundo de la política y los negocios, como consecuencia de la muerte del periodista. (Foto: EFE)
El foro ha sido blanco de un boicot de patrocinadores y de una retirada masiva de personalidades del mundo de la política y los negocios, como consecuencia de la muerte del periodista. (Foto: EFE)

Riad. El Future Investment Initiative (FII) o "Davos del desierto", principal foro económico de , comenzó hoy con un recuerdo a la figura del periodista saudí Jamal Khashoggi, muerto en el consulado saudí de Estambul el pasado 2 de octubre.

La directora ejecutiva de la compañía financiera Olayan y miembro del Consejo Consultivo del FII, Lubna Olayan, empezó la sesión inaugural del foro recordando la "terrible" muerte de Khashoggi y subrayando que "con el apoyo del Gobierno la verdad emergerá".

"Es natural que nuestra mente se centre en la muerte de Khashoggi, un escritor y ciudadano saudí", dijo Olayan en el inicio de su intervención, la primera tras el saludo del director ejecutivo del FII, Yasir al Rumayyan.

En su discurso, la empresaria saudí se dirigió en inglés a los centenares de asistentes extranjeros a la sesión inaugural y les garantizó que lo ocurrido con Khashoggi es "ajeno" a la "cultura y el ADN" de Arabia Saudí y vaticinó que el país "emergerá más fuerte al lidiar con la crisis" y tendrá "un futuro más brillante".

El foro ha sido blanco de un boicot de patrocinadores y de una retirada masiva de personalidades del mundo de la política y los negocios, como consecuencia de la muerte del periodista.

El FII, que celebra su segunda edición, está organizado por el Fondo de Inversiones Públicas de Arabia Saudí, presidido por el príncipe heredero, Mohamed bin Salman.

Según el diario turco "Yeni Safak", muy cercano al Gobierno, uno de los saudíes que se encontraban en el consulado de su país en Estambul cuando murió Khashoggi se puso en contacto cuatro veces con la oficina del príncipe Mohamed el 2 de octubre.

En un primer momento, el Gobierno de Riad afirmó que el periodista había abandonado vivo la oficina diplomática, rechazando las acusaciones de que fue asesinado allí.

Sin embargo, el pasado sábado la Fiscalía de Arabia Saudí asumió que Khashoggi murió en una pelea dentro del consulado y abrió investigaciones contra 18 sospechosos.

El ministro de Asuntos Exteriores saudí, Adel al Yubeir, afirmó el domingo que las autoridades saudíes desconocen el paradero del cadáver de Khashoggi y atribuyó la muerte a un grupo de agentes que actuó por cuenta propia.

EFE