La víctima de 30 años sufría de abuso por parte de su pareja y padre de sus dos pequeños hijos.
La víctima de 30 años sufría de abuso por parte de su pareja y padre de sus dos pequeños hijos.

María Soledad Taboada tenía 30 años cuando fue asesinada de 11 puñaladas por el padre de sus dos hijos. La víctima era , y en el último ataque logró enviar un mensaje a su hermana para pedirle ayuda. “Venite que me está pegando”, fue el pedido de auxilio que envió a su hermana.

La víctima no pudo soportar la gravedad de las heridas y tras dos días de agonía murió en un hospital Regional Ramón Carrillo . Su pareja, identificado como Bernardo Florentino Díaz, y con quien vivía desde hace tres años, es acusado por feminicidio y permanece detenido.

MIRA: La OMS nombra un comité de expertos para investigar origen del coronavirus

María Soledad fue atacada el último domingo, en su casa en el barrio General Paz, donde vivía con sus dos pequeños hijos y cuyo padre ahora debe responder ante la justicia. Según informó el medio local Buen Día Santiago, minutos antes de las 11 de la noche, la Policía recibió un llamado telefónico en el que se advertía que la mujer había recibido una brutal golpiza y que había sido apuñalada varias veces.

Las autoridades y personal médico llegaron a la casa de la víctima y la encontraron con múltiples heridas. Según el informe médico policial, María Soledad tenía múltiples heridas de arma blanca en el rostro, tórax y cuello y una lesión punzante en la cabeza.

La familia de la víctima aseguró que ella sufría de constantes maltratos y amenazas por parte del padre de sus hijos, pero las autoridades no encontraron denuncias previas.

“Justicia por mi hermana por favor. Le arrebataron su vida, sus sueños, a una beba y a un niño sin su mamá, una familia destrozada... Justicia”, escribió Vanesa , quien recibió el mensaje donde María Soledad pedía auxilio.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Rubén Rojas víctima de terrorismo:" Siento impotencia que haya personas que alienten el proyecto senderista"
Rubén Rojas víctima de terrorismo: "Siento impotencia que haya personas que alienten el proyecto senderista"