A una semana de celebrarse la segunda vuelta electoral, la noche de este domingo los candidatos a la Presidencia de Argentina, y , se sometieron a un duro debate que estuvo lleno de críticas y pocas propuestas sobre sus planes económicos, principal demanda del electorado de ese país.

"Daniel, vos no sos el cambio, elegiste ser la continuidad", dijo Mauricio Macri, candidato de Cambiemos, que basó buena parte de sus intervenciones en subrayar los errores del Gobierno de Cristina Fernández y la vinculación de su rival con el kirchnerismo.

"En qué te han transformado, pareces un panelista de 6, 7, 8 (programa kirchnerista de la televisión pública argentina)", insistió Macri.

"El problema de Argentina no es el dólar, es el Gobierno. No ha parado de mentir(…) Argentina tiene que crecer en base a un Gobierno que diga la verdad", finalizó.

"Le digo a (Mauricio) Macri que no se confunda, esta noche vino a debatir conmigo, voy a ser el que voy a mandar y llevar adelante mis decisiones, que no pierda su tiempo en querer debatir con un Gobierno que termina el 10 de diciembre", respondió Daniel Scioli.

El aspirante del Frente para la Victoria (FpV) afirmó que los argentinos decidirán el próximo 22 de noviembre entre "dos caminos hacia el futuro".

"De ninguna manera jamás plantee la política en términos de enemistad personal, pero siento que sus ideas (las de Macri), sus decisiones y sus propuestas son un peligro para el conjunto de la sociedad", dijo Daniel Scioli.

Scioli insistió en que un hipotético gobierno liderado por Macri supondría una devaluación y ajustes.

"Te escucho decir que los argentinos tienen miedo, yo no creo, los veo muy contentos. Los que creo que tienen miedo son ustedes, los que están gobernando, han abusado del poder y ya no quieren volver al llano y perder privilegios", respondió Mauricio Macri.

"Hace varios días que estás haciendo de vocero de lo que yo haría cosas horribles, no hagas de vocero mío, habla de tus propuestas", agregó el candidato opositor.

La economía centró el primer bloque del debate presidencial, televisado por prácticamente todas las cadenas del país. El objetivo de ambos candidatos es el de convencer a los indecisos, que se encuentran entre el 7 y el 12% del electorado, según las encuestas.