Cientos de personas se reunieron en los exteriores del Motel Lorraine, para rendir homenaje a , el ícono de la lucha pacífica contra la desigualdad racial, asesinado hace 50 años en ese mismo lugar, en Memphis, .

Era el 4 de abril de 1968 a las 06:01pm. cuando el pastor recibió un disparo mortal en el balcón del Motel Lorraine, a donde había llegado para apoyar a los recolectores de basura en una huelga.

Su extraña muerte, a la edad de 39 años, desencadenó disturbios en varias ciudades estadounidenses importantes, debido a la gran importancia que su figura como luchador por los derechos civiles había conseguido en Estados Unidos.

►Te puede interesar: 

Cincuenta años después, varios actos en Washington, alrededor de la estatua en su memorial y también en el mismo Motel Lorraine, que ahora está convertido en un museo, se convocaron para rendirle homenaje.

La muerte de King "sigue siendo una fuente de dolor y ansiedad. Te quitas la costra y la herida aún está abierta. Llega de repente, en medio de una conversación, o yendo a cenar", refirió el reverendo Jesse Jackson, un prominente activista por los derechos civiles en Estados Unidos que estuvo presente en Memphis junto al pastor King.

Acosado por la policía a lo largo de su carrera política, el activista de la justicia racial y la no violencia realizó una serie de memorables discursos, entre los que destacan el denominado "I Have a Dream" ("Tengo un sueño"), pronunciado el 28 de agosto de 1963 desde las escalinatas del Monumento a Lincoln durante la Marcha en Washington.

Recientemente, Martin Luther King III, el hijo del pastor King, anunció que prepara una iniciativa con las familias de personalidades difuntas, como Mahatma Gandhi y el líder sudafricano Nelson Mandela, con el objetivo de alentar a los jóvenes a centrarse en la no violencia para resolver sus conflictos.