(EFE)
(EFE)

El conductor de TV chavista pidió ser investigado por la justicia venezolana y asegura ser víctima de un montaje con la difusión por la oposición de que pondría supuestamente al descubierto una conspiración en el oficialismo.

"He decido ponerme a derecho para que las instituciones de justicia hagan lo que deben hacer, no le temo a los fascistas, mucho menos a la justicia (…) si tengo que ser juzgado bienvenido sea, repito, me pongo a derecho para que se investigue lo que se deba investigar", expresó Silva.

El chavista ofreció sus explicaciones en su programa , transmitido por el canal estatal , en las que se burló y rechazó la grabación previamente difundida por la oposición de una conversación que supuestamente Silva sostuvo con Aramis Palacio, identificado como un alto jefe del G-2 (espionaje) cubano.

También reiteró que la grabación es un "bodrio que montó el Mossad israelí" como ya había asegurado con anterioridad en su cuenta de twitter.

Según la oposición, el diálogo se habría producido "poco después" de las elecciones del 14 de abril, en las que el hoy presidente, , obtuvo una ventaja de menos de 1.5 puntos sobre el opositor , que no reconoce los resultados y ha impugnado los comicios.

Según la grabación, Silva hablaría de su preocupación por el "mucho ruido de sables" en las Fuerzas Armadas y la supuesta falta de comunicación entre el ministro de Defensa, el almirante Diego Molero, y Maduro, una maniobra que atribuye a , a quien supuestamente tilda de corrupto.

Silva recordó que su programa ha sido emitido durante nueve años y afirmó que quienes hicieron el supuesto montaje pudieron haber extraído "palabras y expresiones para hilvanar un discurso que obedeciera al plan siniestro" de la oposición.

Reiteró, tras anunciar que por cuestiones de salud debe ausentarse algunos días del programa, que da su apoyo absoluto a Maduro y a las instituciones de las que forma parte Cabello como presidente del Parlamento.

Antes de que Silva ofreciera sus explicaciones, Maduro y Cabello mantuvieron una reunión en el palacio presidencial de Miraflores y desmintieron que entre ellos existan divisiones.

El diputado opositor Ismael García, que presentó a la prensa la grabación, sostuvo que en ella "se evidencia la pelea a cuchillo que hay en el Gobierno entre Diosdado Cabello y el señor Nicolás Maduro".