(Reuters)
(Reuters)

El año 2013 serán "muy duro" para la economía española, aún en recesión, advirtió hoy el jefe del Ejecutivo, , quien no descartó recurrir en un futuro a la ayuda del Banco Central Europeo (), aunque de momento no la contempla.

"Tenemos todavía por delante un año muy duro, especialmente en su primera mitad y tenemos que perseverar en las reformas que hemos emprendido", afirmó Rajoy en rueda de prensa. "La economía española seguirá en recesión algún tiempo aunque esperamos que empiece a mejorar en la segunda mitad del año que viene", agregó.

De nuevo en recesión desde finales de 2011, menos de dos años después de haber salido de ella, la economía española no consigue reanudar con el crecimiento, llevando el desempleo por encima del 25%.

El Gobierno español prevé una caída de 1,5% del Producto Bruto Interno () este año, aunque es más optimista para 2013, con una previsión de contracción de 0,5%.

Muchos organismos y analistas ponen sin embargo en duda estas previsiones. Así, la Comisión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) prevé que la economía española se contraiga 1,4% el próximo año.

En esta comparecencia, defendió los recortes que aplicó en 2012. "Austeridad y reformas son los dos ingredientes de una política cuyo único objetivo es que se pueda crecer para crear empleo cuanto antes", alegó el líder del conservador Partido Popular (PP).

"Sabemos que no producen efectos instantáneos y sabemos que mucha gente está impaciente y se está dejando llevar por el escepticismo cuando no por la desesperanza", admitió. Pero defendió firme el rumbo tras haber aplicado en un año ajustes y recortes de miles de millones de euros, los más duros en la historia de la democracia española.

"Sin ajustes, el déficit estaría por encima del 11% y la situación sería insostenible", manifestó el jefe del Ejecutivo. "¿Y quién nos iba a prestar dinero en esa situación?", preguntó.