(Reuters)
(Reuters)

El jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó que no le "temblará la mano" ante casos de corrupción, si así los hubiera dentro de su partido, el cual se enfrenta a un nuevo escándalo revelado por la prensa.

"Hoy, lamentablemente, nuestro partido es objeto de polémica. Yo quiero decirles a todos que estén tranquilos. El Partido Popular siempre ha reaccionado con transparencia y con rigor cuando ha estado en cuestión", declaró durante una reunión del PP en Almería.

"Si alguna vez tengo conocimiento de irregularidades o de conductas impropias que afecten a militantes de nuestro partido, no me temblará la mano", agregó.

El viernes, citando "cinco fuentes solventes de las sucesivas direcciones del partido", el diario El Mundo afirmó que el extesorero del PP, Luis Bárcenas, distribuyó durante 20 años sobres que contenían entre 5,000 y 15,000 euros a dirigentes del partido como sobresueldos.

"Rajoy, que, según fuentes del PP, no cobró nunca esos complementos, instruyó a la número dos del PP María Dolores de Cospedal para acabar con esta práctica en 2009", añadió El Mundo, calificando este asunto de "bomba atómica" para el partido.