Maratón de Boston refuerza seguridad a un año del atentado. (Reuters)
Maratón de Boston refuerza seguridad a un año del atentado. (Reuters)

(Boston/AP)Autoridades estatales y locales esperan que hoy sea un día seguro y agradable para los 36,000 corredores que participarán en el Maratón de Boston, así como para los miles de espectadores.

Un año después del atentado con bombas de fabricación casera que causaron la muerte de tres personas y heridas a otras 264, la competencia regresa a las calles en su edición número 118.

Habrá restricciones para llevar maletas cerca de la meta este año y también serán revisadas todas aquellas que sean vistas en las inmediaciones.

Se instalaron más de 100 cámaras a lo largo de la ruta de la carrera en Boston y se colocarán 50 o más "puntos de observación" cerca de la línea de meta.

El gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, dijo en el programa Face the Nation de la cadena CBS que las autoridades no quieren convertir la ruta de 42,125 kilómetros de Hopkinton a Boston en una zona militarizada.

El maratón de Boston, el torneo urbano más antiguo del mundo, guardó un minuto de silencio antes del arranque de la prueba en recuerdo de los fallecidos.

La cifra de 36,000 atletas supone la segunda participación más alta en la historia de la tradicional carrera. Entre ellos están muchos de los 5,600 que en 2013 no pudieron acabar la prueba tras la explosión de las bombas.