Un año después de comenzar la búsqueda del vuelo 370 de aun no se han encontrado pistas del paradero del avión, pero esto no quiere decir que las tareas hayan sido del todo improductivas.

Considerada como una de las tareas de rescate más largas, costosas y difíciles de la historia de la aviación, la búsqueda ha proporcionado lecciones y descubrimientos que podrían beneficiar a millones de personas, incluyendo a australianos de las costas, viajeros de avión y barco y científicos que intentan entender antiguos cambios sobre la corteza terrestre.

El conocimiento obtenido hasta el momento es poco alivio para las familias y amigos de las 239 personas que iban a bordo del avión y que siguen desaparecidas desde que, el pasado 8 de marzo, la aeronave se desvaneció de los radares durante un vuelo entre Kuala Lumpur, Malasia, y Beijing.

Aunque dar con el aparato sigue siendo la principal prioridad de rescatistas e investigadores, lo que están aprendiendo en el camino podría ser valioso una vez termine la búsqueda.

1. NUEVOS MAPAS SUBMARINOSEn una región del océano Índico al oeste de Australia, donde los expertos creen que se estrelló el avión, los científicos han estado mapeando el suelo marino para ayudar a la búsqueda del fuselaje.

Los mapas anteriores se basaban en datos de satélite, que solo ofrecen estimaciones aproximadas sobre la profundidad del océano. Ahora, empleando lecturas de sonar de barcos, los científicos han cartografiado un área del tamaño del estado de Nebraska y han descubierto fosas oceánicas y montañas submarinas hasta ahora desconocidas.

Científicos de todo el mundo esperan ansiosos el lanzamiento de mapas en tres dimensiones y datos una vez se complete la búsqueda.

2. MEJOR PREDICCION DE TSUNAMISStuart Minchin, un jefe de división de Geoscience Australia, dijo que cuando los mapas se publiquen y se analicen con más detalle, proporcionarán a los científicos un mejor conocimiento de áreas que durante terremotos son susceptibles de sufrir deslaves submarinos que pueden crear o exacerbar los tsunamis.

La información ayudará a los científicos a señalar áreas junto a la costa occidental australiana que son particularmente vulnerables a tsunamis y permitirá mejores alertas y predicciones para residentes en la costa, añadió.

3. BUSQUEDA Y RESCATE, MEJORADOSConocer la tipografía del suelo oceánico también ayuda a los científicos a predecir las corrientes oceánicas, dijo Minchin. Esto podría ayudar a una amplia variedad de aspectos, desde predecir hacia dónde se dirigirá un barco a la deriva para una operación de búsqueda y rescate a cómo las especies marinas se expanden a nuevas áreas.

Incluso podría ayudar a los científicos a entender cómo se distribuye el calor a través del océano, información que podrían emplear meteorólogos para predicciones más ajustadas, apuntó Minchin.

4. MEJOR SEGUIMIENTO DE AVIONESSi algo aprendió la industria de la aviación del vuelo 370 de Malaysia Airlines es que hace falta más seguimiento, incluso para aviones que se espera que sobrevuelen zonas terrestres en todo su trayecto.

La Organización Internacional de Aviación Civil, que forma parte de Naciones Unidas, ha propuesto que se exija a las aerolíneas tener actualizaciones de la posición de sus aviones cada 15 minutos. Se espera que este requisito entre en vigor en noviembre de 2016.

Un requisito más estricto pediría información actualizada al minuto si se detecta fuego o para una aeronave que hace un movimiento no habitual, como un descenso o incremento brusco de la altitud. Esto solo se aplicaría a jets fabricados a partir de 2020.

5. MEJORA EN BÚSQUEDAS MULTINATIONACIONALESEl capitán Chris Budde, director de operaciones marítimas de la 7ma flota de la Armada de Estados Unidos, dijo que cuando colaboró en la búsqueda internacional de otro avión desaparecido en noviembre, el trabajo fue más fácil gracias a lo aprendido durante la operación del vuelo 370 de Malaysia Airlines.

La última operación de este tipo fue para el vuelo 8501 de AirAsia, que se precipitó en el mar de Java cerca de Indonesia, matando a las 162 personas que iban a bordo.

"Estos acontecimientos son trágicos, pero ayudan a construir cooperación y estabilidad regional ya que los ejércitos trabajan juntos", dijo.

6. POSIBLES MEJORAS EN SATÉLITESLa búsqueda expuso muchas de las limitaciones de las imágenes obtenidas con satélites, dijo Joseph Bermúdez Jr., cofundador de AllSource Analysis, con sede en Longmont, Colorado. En el largo plazo, explicó, esto podría llevar a muchas compañías a mejorar las capacidades técnicas de sus satélites; por ejemplo haciendo que detecten diferentes y mejoradas longitudes de onda.

Mucha gente asumió que, como en las películas, podrían rastrarse imágenes satelitales para ver el cambio de rumbo del avión o avistar su fuselaje. En la realidad, señaló Bermúdez, los satélites comerciales no están pensados para tomar imagines de remotas zonas de océanos y cuando lo hacen, suelen ser confusas y se necesita a expertos para descifrarlas.

7. UNA VENTANA A LA HISTORIARobin Beaman, geólogo marino de la Universidad James Cook de Australia, dijo que los mapas submarinos podrían mostrar a los científicos cómo la corteza terrestre se extendió y separó hace millones de años, un proceso que continúa hoy en día y que está alejando lentamente a Australia de la Antártida.

"Está encajando las piezas del rompecabezas de nuevo. Y no es solo un ejercicio académico", dijo Beaman. "Los grandes zonas de gas de Australia están al oeste, y si ese rompecabezas vuelve a encajar de nuevo podrían hacerse una idea de cómo se crearon esos recursos".

Minchin dijo que todos los implicados en la búsqueda siguen esperando dar con el avión. "Si no, hay un lado positivo", dijo. "Los datos serán útiles para la ciencia en los próximos años".

AP/ Scott Mayerowitz y Kristen Gelineau

TAGS RELACIONADOS